Zasca de Felipe González a Sánchez: “Yo no daría los indultos”

El ex presidente del Gobierno Felipe González ha rechazado este miércoles conceder indultos a los golpistas del 1-O

Felipe González ha dado la patada a Sánchez en cuanto a los indultos a los golpistas catalanaes. Pese a ser socialista ha confesado que «en estas condiciones, yo no daría los indultos». Una auténtica bofetada a los planes de Pedro Sánchez, que debe pagar a los independentistas los votos que le han llevado a La Moncloa.

Este miércoles el ex presidente socialista visitó el Hormiguero en Antena 3. La sintonía entre Sánchez y la vieja guardia socialista no es la mejor, ni ahora con los indultos, ni en otros momentos de la legislatura. González ha sido muy tajante. González ha recordado que la Constitución española es «no militante».  «Que no sea militante significa que admite posiciones incluso ideológicamente contra la Constitución. Lo que no admite es que nadie unilateralmente rompa las reglas del juego», ha explicado el ex presidente del Gobierno, que ha insistido en que hay un «procedimiento previsto» para cambiarla. «¿La quiere romper a la fuerza? No tiene derecho», ha zanjado.

El momento más esperado de la intervención de González ha sido cuando Pablo Motos le ha preguntado su opinión sobre el indulto a los golpistas catalanes. González ha asegurado que «en estas condiciones, yo no daría los indultos». La excusa de Pedro Sánchez de hacer política en la cuestión catalana no le sirve a González. «Había que haber hecho política antes de ampararse» en el indulto.

Según González, cuando el Parlament catalán aprobó «las leyes de desconexión no tuvieron ningún respeto». «Era la última oportunidad para decir: ‘oiga, la deslealtad en las reglas del juego se paga’. Se tenía que haber puesto por delante la política», ha apuntado González, quien ha indicado que la justicia «puede ser la última razón, pero no la primera». «La judicialización de la política es un desastre», ha apuntado.

El ex presidente socialista considera que «el problema no es si se arrepienten o no, sino si van a respetar la legalidad vigente», en referencia a los golpistas catalanes. Y ha dejado claro que en estos momentos no valen «posiciones binarias» en las que los golpistas del 1-O exigen el indulto «porque nos los debéis» y luego mantienen la ruptura con España. Cuando ha sido preguntado sobre la «lealtad» de los actuales líderes independentistas, Felipe González ha sido tajante y ha dicho: «Yo no quiero que la gente vaya a la cárcel por ser desleal, yo lo que quiero es que no ocupen la posición que les permite ser desleales».

Durante El Hormiguero, Felipe González ha reconocido que no le gustó lo que vio durante las elecciones autonómicas de Madrid el pasado 4 de mayo. «Yo voté a Gabilondo, pero lo voté inmediatamente [lo hizo por correo] tras ver el primer debate, por lo poco que se habló de política», reconoce González que añade que «de no haberlo hecho así no habría votado».

Felipe González achaca el mal resultado de la izquierda a un fenómeno que queda en segundo plano en las encuestas: «La clave de la política es la gente que diría que no te votaría nunca», ha explicado el ex presidente socialista que ha recalcado que «desde el día 1, la diferencia de voto entre la derecha y la izquierda era de unos 10 puntos, todo el mundo lo sabía, menos el que no lo quería ver».

González considera pese a los pésimos resultados del PSOE ,que los resultados de Madrid «no son extrapolables al resto de España» y pide paciencia y «ver lo que sucede en los dos años que quedan de legislatura».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad