¿Y el «no a la guerra» de los actores en los Goya?

Bardem, Tosar… ¿se han aburguesado, se han acobardado o poseen una doble vara de medir según quién esté en el Gobierno?

Se habla de que antes del miércoles 16 podría iniciarse una invasión por parte de Rusia sobre Ucrania que abocará en una guerra internacional. España, con Pedro Sánchez a la cabeza, se ha implicado activamente enviando tropas, armamento, varios cazas de combate y una fragata. Se esperaba el grito rotundo del ‘No a la guerra’  del mundo del cine, tal y como ocurrió en la gala del año 2003. Pero no, Pedro Sánchez no escuchó ninguna crítica: nada de pegatinas, de reivindicaciones en el escenario, nada de «deditos sobre la ceja»… nada.

En esta ocasión, la clara participación de España en el conflicto no han incomodado a actores y directores. Anoche, en el gran mitin del cine español, no se escuchó ni un solo “No a la guerra”, ni una sola crítica al Gobierno.  Este cobarde silencio viene marcado por el evidente sectarismo político ideológico del gremio del escenario (solo se indigna con gobiernos de derechas). Y, por supuesto, porque poderoso caballero es don dinero (Sánchez anunció 1.603 millones de euros para el sector audiovisual y no se muerde a quien te da de comer).

Anuncio

«Éstos son mis principios, y si no le gustantengo otros«

Para que se entienda mejor, este grupo, tan dado a mostrar su superioridad moral y su progresismo, se ha vendido a Sánchez con el dinero de todos los españoles. Sin olvidar que, en 2003, era Bush el que invadía Irak y ahora es el comunista Putin el que amenaza Ucrania. Antes era el «derechón» Aznar quien estaba al frente del país, y ahora es el «progre» socialesta Pedro Sánchez. En el pasado era la capitalista EEUU la que provocaba el conflicto, en la actualidad es la bien amada Rusia comunista: ¡no es lo mismo, por favor!. Por ello nuestros actores y cineastas pacifistas se callan y se echan una siesta, igual que hacen demostrando su amor por la democracia y el progresismo cuando toca hablar sobre Cuba o Venezuela.

Me pregunto, dónde está aquel «no a la guerra» que sentenció Javier Bardem al recoger su Goya por su trabajo en ‘Los lunes al sol’ en el 2003. Ayer, Bardem, de nuevo galardonado por otra película también dirigida por Fernando León de Aranoa, calló «cobardemente» ante un Gobierno socialista. Y es que, como dijo Marx (Groucho, no Karl): «Éstos son mis principios, y si no le gustantengo otros«

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad