Un Sánchez ninguneado busca alternativas para salvar la legislatura

Un Pedro Sánchez debilitado busca alternativas para mantenerse en el poder hasta 2023, fin de la legislatura.

El Gobierno socialcomunista de PSOE y Podemos está más debilitado que nunca. Los pactos con Ciudadanos, el desencuentro con la Ley Trans y la Ley de Vivienda, y la casi evidente ruptura con ERC, está llevando al límite la coalición y un Sánchez desesperado busca alternativas para mantenerse en el poder.

La agenda legislativa está totalmente parada desde los desencuentros entre PSOE-Podemos por la nueva ley de vivienda y la ley trans de la ministra de Igualdad. Fuentes de Moncloa confirman que “no presentaremos leyes que no nos vayan a apoyar”. Además, hay que tener en cuenta las elecciones de la Comunidad de Madrid y la huida de Pablo Iglesias del Gobierno. Este hecho frenará cualquier avance con el fin de intentar mostrar independencia entre los partidos ante los ciudadanos.

Anuncio

Pero Sánchez no solo tiene el problema de Podemos. Gabriel Rufián, de ERC, lleva semanas avisando a Sánchez si tiene intención de seguir pactando con la derecha, además le lanza un órdago: “No voy a salir en cada rueda de prensa de los martes para decirle al PSOE que se la está jugando porque lo sabe”.

Pero no es la única cuenta pendiente que tiene Sánchez con ERC, todavía está por aclarar si los supuestos indultos de los ‘golpistas’ del 1-O que podría convertirse en una pieza clave en el mantenimiento de la legislatura, con el objetivo de que los separatistas vuelvan a confiar en la figura de Sánchez.

En realidad, la fórmula nunca fue Ciudadanos, con quien sólo pretendió buscar una imagen de centralidad y tener un colchón parlamentario más. El plan siempre fue una alianza con Podemos que facilita un entendimiento con ERC y otros grupos añadidos como Bildu. Alianza Frankenstein que Sánchez aspira a reeditar en una próxima legislatura. “No romperemos con Podemos porque volveremos a gobernar con ellos”, explica una fuente del Gobierno socialista ante la ‘operación murciana’, inexplicable hasta para el mejor funambulista de Moncloa. Un “plan B” que, en realidad, es el A

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad