Tras la mayoría del PP en Andalucía, el PSOE de Pedro Sánchez ve cercano el cambio de ciclo

Sánchez ha perdido 5 de las 6 autonómicas desde que llegó al Gobierno y 300.000 socialistas andaluces votaron al PP

El mayor granero de votos socialista, Andalucía, le ha dado la espalda al PSOE de Pedro Sánchez. El PP consigue la mayoría absoluta (58 escaños) rebasa ampliamente a toda la izquierda junta (37). El vuelco ha sido descomunal y la mayoría social de la derecha (PP, 59,7% de los votos; Vox, 15%) arrasa a la de socialistas y comunistas (36,2%). 

Juanma Moreno, con una línea moderada y que aspiraba a una mayoría suficiente después, será de nuevo presidente de la Junta libre de ataduras. Ni Vox, desinflado en las urnas el efecto Olona, la izquierda podrán evitar que lleve a cabo sus políticas liberales que tanto bien están produciendo en Andalucía.

Anuncio

Victoria rotunda de la derecha

El PP, con 58 escaños, y Vox, con 14, reúnen 72 de los 109 diputados que se sientan en el Parlamento andaluz. Son 35 más de los que han cosechado conjuntamente el PSOE (30), los podemitas de Por Andalucía (5) y Teresa Rodríguez con En Adelante (2). El debilitamiento del socialismo cede ante el empuje del PP, donde ya nadie se cree ese estereotipo creado por sus adversarios de terratenientes y señoritos.

No es la primera victoria del PP en unas elecciones andaluzas (Javier Arenas consiguió ser el más votado en 2012, pero el PSOE e IU le cerraron el paso al palacio de San Telmo), pero sí la primera por mayoría absoluta y, por tanto, la primera que deja a la izquierda sin ninguna opción de gobierno. Los andaluces han demostrado estar encantados con el cambio que se produjo hace cuatro años. Andalucía se sentía cómoda con su presidente y su Gobierno, de ahí que la lista encabezada por Moreno haya pasado de 26 a 58 escaños, 32 más que hace cuatro años, gracias al poder de su candidato para absorber a Ciudadanos, que no ha superado el test de supervivencia y se queda sin representación, y a atraer votos de socialistas desencantados.

El sanchismo se hunde

Los 30 escaños del PSOE son el peor resultado de su historia. La evolución es tremenda: de los 66 diputados de 1982 o los 2.260.000 andaluces, el 50,3% de 2004, dieciocho años después, al PSOE apenas les quedan 880.000 fieles120.000 votos menos que con Susana Díaz hace casi cuatro años.

El rechazo de la ciudadanía a la gestión económica y política de Sánchez, a sus pactos con proetarras e independentistas, a su ataque a las instituciones y, en definitiva, a sus reiteradas maniobras para sostenerse en el poder, ha sido harto evidente. El PSOE de Andalucía inicia una larga travesía del desierto lastrado por la gestión del líder del PSOE como presidente del Gobierno.

A la deriva radical del Presidente del Gobierno se une la percepción del socialismo andaluz como una panda de políticos corruptos condenados por defraudar más de 600 millones de euros de los parados y pagar en los puticlubs con las tarjetas asociadas al presupuesto público.

Desde la llegada de Sánchez a La Moncloa, con la moción de censura de junio de 2018, el PSOE ha ido de batacazo en batacazo. Cinco de las últimas elecciones autonómicas se saldaron con derrota y en Cataluña, pese a su victoria están en la oposición y merced del independentismo.

  • En Castilla y León los socialistas perdieron 7 escaños y 118.000 votos tres años después de ganar las elecciones de 2019.
  • En la Comunidad de Madrid, el PSOE cosechó su peor resultado histórico en la región, bajando por primera vez de los 30 escaños (24), y del 20% de los votos (16,80%). En comparación a los anteriores comicios, los socialistas se dejaron 13 diputados y 270.000 votos, frente al indiscutible éxito de Isabel Díaz Ayuso (65). Además, el PSOE perdió también el papel de líder de la oposición, siendo desbancado por Más Madrid por 4.000 papeletas.
  • El PSOE también cosechó nefastos resultados en las elecciones del País Vasco, celebradas en 2020, viéndose incluso adelantado por Bildu. En los comicios vascos el PSOE sacó 10 escaños, lejos de los 21 de Bildu y de los 31 del PNV. Ambos partidos mantienen a Sánchez en La Moncloa.
  • En Galicia, en ese mismo año, los socialistas no lograron sumar ni un escaño más a los 14 que tenían mientras Alberto Núñez Feijóo arrasaba con 42. Fue superado hasta por el Bloque Nacionalista Gallego.

Cambio de ciclo

Pedro Sánchez ha convocado a su Ejecutiva Federal socialista en Ferraz. La autocrítica ha estado ausente en los análisis de la ejecutiva del PSOE celebrada esta mañana en la sede nacional de Ferraz tras la debacle electoral de las elecciones andaluzas. Ni siquiera se considera que el 19-J haya sido un toque de atención al Ejecutivo de Sánchez, aun teniendo que negar toda evidencia relacionada con el trasvase de votos desde la izquierda a la derecha. El principal objetivo del PSOE es evitar que se extrapolen los resultados a nivel nacional para frenar la sensación de cambio de ciclo. «Me parece una falta de respeto absoluta a los votantes hacerles creer que unas elecciones autonómicas sirvan para dirimir un Gobierno nacional», ha afeado el portavoz de los socialistas, Felipe Sicilia, en rueda de prensa.

Pero ni en su propio equipo cierran filas con él. Juan Espadas “fue apuesta personal suya” y eso pocos lo pasan por alto. Y sobre todo, “el susanismo no olvida”. Nadie se atreve a aventurar lo que puede ocurrir. “Le salva la derrota de Podemos y de Yolanda”, apuntan. Nada más. A partir de ahí todo es imprevisible. Los barones y dirigentes le van a exigir una respuesta inmediata a lo ocurrido.

El resultado es todo un aldabonazo para los socialistas y muchos de ellos lo saben. De hecho, fuentes cercanas a uno de los barones socialistas destacan que esto es «un aviso a navegantes para las generales».

Esta noche electoral se recordará como una de las más tristes del PSOE andaluz, que ha visto cómo el PP conseguía su primer triunfo absoluto en una comunidad suya. Ese socialismo que ve atemorizado cómo Andalucía ha dado un correctivo al sanchismo, teme que este tsunami arrase con otras comunidades de izquierda o con el propio Gobierno nacional, mientras Pedro Sánchez sigue evitando reconocer sus errores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad