Según la Cámara de Cuentas de Andalucía el PSOE daba sus subvenciones a dedo y siempre a los mismos

Detecta numerosas irregularidades en las ayudas del Instituto para la Mujer en los programas de atención a las víctimas de violencia

Dice el refrán: «Dime de qué presumes y te diré de qué careces».

El gobierno de Susana Díaz (PSOE-andaluz) dejó, entre 2016 y 2018, en un cajón 75 de cada cien euros del dinero destinado a la protección y la asistencia a las víctimas de la violencia de género. Las partidas para este colectivo quedaron sistemáticamente sin gastar y, de un total de 12,6 millones, sólo se gastaron 3,2 millones, el 25% del total.

Anuncio

Informe de la Cámara de Cuentas

Ahora, además, la Cámara de Cuentas de Andalucía ha encontrado numerosas irregularidades en la gestión del Instituto de la Mujer cuando la Junta de Andalucía estaba gobernada por el PSOE andaluz. El IAM otorgaba la mayoría de sus subvenciones a dedo e incumpliendo las premisas más básicas que establece la normativa vigente. Se ha estudiado la concesión de ayudas en 2018, con Susana Díaz de presidenta, y ha detectado que no se cumplían los principios de concurrencia, igualdad y no discriminación. Al menos, dice el informe de la Cámara de Cuentas, no se ha acreditado que lo hiciera.

En concreto, se trata de las subvenciones a los programas anuales de atención a las víctimas de la violencia de género. Estas se tramitaron mediante subvenciones de carácter excepcional cuando no estaba justificado.

Pero es que,, según el informe, se concedían «de manera reiterada» a unos pocos beneficiarios y «mediante concesión directa», es decir, sin concurso de ningún tipo. Y para colmo de la desfachatez, ni siquiera ha quedado acreditado que se cumplieran los principios de eficacia y eficiencia en los objetivos previstos.

Esto significa que dichas subvenciones no ayudaron a mejorar el objetivo de atención a las víctimas de la violencia de género. Una vergüenza.

Asegura la Cámara de Cuentas en su informe de fiscalización que hubiese funcionado mejor si IAM hubiera contratado directamente a los terapeutas para atender a estas víctimas. Así, dicen los auditores, sólo habría tenido que pagar sus sueldos y se hubieran ahorrado los gastos de administración y gestión.

Añade la auditoría que el IAM repartía las ayudas a las entidades de forma proporcional a la puntuación obtenida, lo que va en contra de sus propias bases reguladoras. Esto provocaba que las asociaciones beneficiarias nunca obtuviesen la cuantía total de los programas debiendo recalcular los presupuestos.

Cambios con el PP

La Cámara de Cuentas de Andalucía avala la actuación de la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales del actual ejecutivo andaluz. Con la llegada del PP en 2020 se anunció un cambio en las normas de las subvenciones para los proyectos de violencia de género e igualdad.

Lo hizo después de que las trabas de la Intervención de la Junta al sistema de reparto establecido por el gobierno anterior del PSOE dejase sin estas ayudas a 241 asociaciones.

Gracias a la nueva normativa, que sustituye a la de 2016, se puede acceder al prorrateo, lo que hace un reparto más o menos equilibrado entre todas las solicitudes.

Además, en el informe se habla de otras irregularidades en la gestión del IAM: incumplimiento del límite máximo de subcontratación o, en materia de personal, que no tuviese un plan de igualdad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad