Sánchez tiembla ante Ayuso: Pide aplazar la subida fiscal a la UE para lavar su imagen

Pedro Sánchez ha pedido a la UE un retraso de las subidas fiscales propuestas para hacer un lavado de cara tras su derrota ante Ayuso

El resultado electoral de Isabel Díaz Ayuso en el 4M ha superado la expectativa de los socialistas. Ahora saben que las votaciones madrileñas han inyectado optimismo en la derecha en toda España.

Pedro Sánchez quiere elegir el mejor momento para una nuevas elecciones generales, pero tiene la presión de la UE para acometer un gran ajuste: o de gasto -con fuertes recortes- o de ingresos -con fuertes subidas de impuestos. Por eso, ha solicitado a la UE un año de gracia: ganar tiempo para sortear el efecto Ayuso, vender el rebote técnico actual como el fin de la crisis y, entonces, convocar las elecciones generales.

España cerrará este año con prácticamente 100.000 millones de déficit -un 8,4%-. Y viene de cosechar otros 123.072 millones de agujero fiscal en las cuentas públicas de 2020. Todo un desastre que hace muy difícil mantener el nivel de gasto público español sin recortes o sin subidas de impuestos. Bruselas lo ha trasladado ya al Gobierno y eso implica que, bien por lo recortes, bien por las subidas fiscales, el electorado se pondrá, aún más, en contra del PSOE.

En medio de ese dilema, además, el resultado electoral de Isabel Díaz Ayuso en Madrid se ha cruzado en el laboratorio de Moncloa. La izquierda esperaba un triunfo rotundo de la líder ‘popular’ madrileña, pero no un vapuleo tan exagerado como el propiciado por el PP a la izquierda el pasado 4M. Y eso ha alertado a Moncloa: buscan el mejor momento para convocar unas nuevas elecciones generales, pero necesitan menos euforia de la derecha.

Por todo ello, Sánchez busca ahora la complicidad de la UE con el fin de encontrar solución a este dilema. Y la solución solicitada por el Gobierno pasa por ganar tiempo.

En concreto, el deseo de Pedro Sánchez es que la UE acepte una demora de un año en las reformas. Que le conceda un año de gracia para acometer las subidas de impuestos comprometidas y los recortes inevitables que habrán de llegar. Un tiempo que aprovecharía Sánchez para vender una falsa imagen de recuperación estructural: para dar la sensación de que el rebote de la economía en 2021 -de un 5,9%, según las previsiones de Bruselas, tras haberse hundido un 10,8% en 2020- supone ya el fin de los problemas económicos de España.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad