Sánchez podrá censurar las noticias que considere falsas con una nueva Ley

El texto de la futura Ley de Seguridad Nacional de Pedro Sánchez también le permitirá extender el control a la prensa

El borrador del Anteproyecto de Ley de modificación de la Ley de Seguridad Nacional, para la regulación de la contribución de recursos a la Seguridad Nacional, no se ha olvidado de una de las obsesiones del presidente Pedro Sánchez: el control de lo que considera noticias falsas.

El texto explica que «la Ley 36/2015, de 28 de septiembre, de Seguridad Nacional, configura la Seguridad Nacional como la acción del Estado dirigida a proteger la libertad, los derechos y el bienestar de los ciudadanos, a garantizar la defensa de España y sus principios y valores constitucionales, así como a contribuir junto a nuestros socios y aliados a la seguridad internacional en el cumplimiento de los compromisos asumidos».

Anuncio

Por ello, esta norma prevé «la coordinación de todos los recursos públicos y privados con el objeto de reconducir a la normalidad una variada gama de situaciones de crisis». Y, teniendo en cuenta esa capacidad para saltar al campo privado y a las empresas, la futura ley pretende tomar el control en materias como la «ciberseguridad, la seguridad económica y financiera, la seguridad marítima, la seguridad del espacio aéreo y ultraterrestre, la seguridad energética, la seguridad sanitaria y la preservación del medio ambiente».

Uno de los últimos informes del Centro Criptológico Nacional, coordinado con el CNI, ha desarrollado, de hecho, un protocolo de actuación para investigar las «plataformas digitales» o «canales de comunicación» que divulguen noticias «descontextualizadas» -según sus criterios- y «erosionen» la «confianza en las instituciones públicas». El protocolo se llama ELISA y se centra en la lucha por la ciberseguridad.

El texto de la futura ley de Seguridad Nacional de Pedro Sánchez es, así, todo un monumento a la acumulación de poder excepcional en manos del Gobierno. Y el presidente, además, no la ha planteado para compartir ese poder. Lo cierto es que Sánchez excluye a Podemos en su norma para poder controlar España en exclusiva aprovechando las situaciones de urgencia nacional.

La norma remite a dos organismos de forma notable. En primer lugar, al Departamento de Seguridad Nacional, que «ejercerá las funciones de secretaría técnica y órgano de trabajo permanente del Consejo de Seguridad Nacional y de sus órganos de apoyo». Además, «actuará como órgano que integre la información proporcionada al Sistema de Seguridad Nacional para el cumplimiento de las funciones previstas». Y ese organismo no cuenta con los ministerios en manos de Podemos por obra y gracia de Pedro Sánchez.

Es más, hay una fase previa de cara a la preparación de los esquemas necesarios para, en caso de urgencia nacional, poder aplicar de inmediato la norma de Pedro Sánchez. La norma lo define en el apartado dedicado a «la Reserva Estratégica basada en las Capacidades Nacionales de Producción Industrial» (RECAPI). Esta «RECAPI tiene por objeto facilitar la producción de los recursos, bienes y tecnologías que permitan mitigar la dependencia exterior de aquellos recursos de primera necesidad o de carácter estratégico, con el fin de mantener la eficacia del Sistema de Seguridad Nacional y proteger la libertad, los derechos y el bienestar de los ciudadanos».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad