Sánchez «oculta» nuevas subidas de impuestos en el Plan enviado a Bruselas

El plan de Recuperación que el Gobierno ha enviado a Bruselas la semana pasada lleva implícitas más subidas fiscales de lo que aparenta

El documento que envió el Gobierno la semana pasada a Bruselas conforma 348 páginas del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia. Sin embargo, el verdadero documento consta de más de 2.000 folios que todavía no han salido a la luz (y que es muy probable que no lo hagan hasta después de las elecciones autonómicas de este martes). Esta extensa documentación contiene «el detalle» de las medidas publicadas relativas a las inversiones, «fechas», «objetivos»…etc..

El objetivo de este documento es justificar los 140.000 millones procedentes de Europa que España recibirá entre los años 2021 y 2026. Unos 70.000 millones llegarán vía transferencias. Las prioridades del Gobierno para sacar a España de la peor crisis económica del periodo de paz serán: la transición ecológica, la transformación digital, la cohesión social y territorial y la igualdad de género.

Anuncio

Este plan de Recuperación consta de 212 medidas repartidas en 110 inversiones y 102 reformas. Una de las «reformas» más polémicas ha sido la eliminación de la reducción por la tributación conjunta del IRPF. Que el Gobierno pretenda darle un hachazo a las familias de 2.293 millones de euros (cálculo de la Airef) ha copado buena parte de los titulares de la prensa desde el pasado fin de semana. Tal ha sido la oleada de críticas, que el Ejecutivo de Sánchez se ha visto obligado a desdecirse de lo prometido por escrito a Bruselas. Otro mazazo más a su credibilidad.

La idea de llevar a cabo la reducción por tributación conjunta del IRPF «debido a que genera un desincentivo a la participación laboral del segundo perceptor de la renta (principalmente mujeres)» está dentro del plan de reformas que el Ejecutivo ha bautizado como «Adaptación del sistema impositivo a la realidad del siglo XXI«.

Además, Hacienda necesita hacer caja para poder hacer frente a la estratosférica cifra de gasto público que está asumiendo España, así como al fin de la suspensión de los objetivos de estabilidad por la pandemia, que, en el caso de España, mantienen desbocados el déficit y la deuda pública.

Asimismo, según El Confidencial Digital, dentro del epígrafe «Adaptación del sistema impositivo a la realidad del siglo XXI» hay más medidas que podrían suponer un importante sablazo al bolsillo del contribuyente de llevarse a cabo. Están escritas con buenas palabras, casi sin detallar. Tampoco dan cifras de lo que pretenden recaudar. Ni las darán en los más de 2.000 folios presentados, según fuentes consultadas por este periódico. Sólo ampliarán la información de las «inversiones».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad