Sánchez incumple su palabra: no bajará los impuestos al carburante como dijo en La Palma

Sus socios le tildan de actuar como un déspota al enterarse por la prensa de su paquete de medidas

No han pasado ni 15 días de la última Conferencia con los 17 presidentes autonómicos celebrada en La Palma. Allí, Pedro Sánchez, se comprometió a poner en marcha «rebajas fiscales para amortiguar el impacto de los precios de la energía en los recibos que pagan familias y empresas y otras que se puedan plantear». Sin embargo, el Presidente, hoy no ha presentado ninguna bajada de impuestos más allá de prorrogar la reducción del IVA en el recibo eléctrico.

Sánchez adelanta hoy lunes, a bombo y platillo, su Plan de Choque de respuesta a la invasión de Ucrania. Curioso ya el nombre, pues todos los males de España ahora parece que los tiene Putin.  En él ha incluido la prórroga de las reducciones impositivas ya existentes para rebajar el precio de la electricidad, pero ni nada de nuevas rebajas fiscales.

Anuncio

Nuevamente, el presidente vuelve a prometer pero no a cumplir sus promesas, esas que quedaron plasmadas e un documento oficial acordado entre el Gobierno de España y los Gobiernos de las comunidades y ciudades autónomas. Allí, se recogía de forma explícita que su «Plan nacional de respuesta a las consecuencias de la guerra de Ucrania en España» incluiría el «desarrollo» de «rebajas fiscales» ya anunciadas y «otras que se puedan plantear».

Enfado de socios

Pero es que además, en el documento se aseguraba que ese plan sería «abierto y dinámico». Que se iría configurando «a través del diálogo que el Gobierno desarrollará con las comunidades autónomas, las fuerzas parlamentarias, los agentes sociales, teniendo en cuenta a los colectivos más vulnerables».

Pero la actitud de Moncloa, una vez más, ha sido totalmente diferente.  Como ya viene siendo habitual, el desprecio del Gobierno hacía sus socios y oposición, gobernando desde la soberbia, provoca el enfado del resto de formaciones políticas. Todo mientras Pedro Sánchez apela constantemente a la unidad y se hace la víctima de la pandemia, de la erupción del volcán y ahora de la invasión de Ucrania para justificar los apoyos que deben brindarle sin poco más a cambio que haber tenido que gestionar situaciones poco habituales. Así, algo que podría ser muy fácil -por aquello de que se trata de una situación extraordinaria- con sus formas puede que se complique. Y es que de momento, el PSOE y Podemos cuentan únicamente con sus 153 votos, 23 menos de los que marcan la mayoría absoluta. Y a juzgar por el tremendo enfado que hay entre sus socios, al enterarse de las medidas a través de la prensa, el Gobierno tendrá trabajo por delante los próximos días. Los partidos que apoyan a la coalición acusan a Pedro Sánchez de «actuar con despotismo».

Enfado de los agentes sociales

Por otro lado, el Presidente Sánchez, ha abierto otro conflicto con los empresarios al anunciar este lunes medidas para «evitar los despidos» hasta el 30 de junio sin haber contado con las patronales, CEOE y Cepyme. Fuentes empresariales confirman que no ha habido ni una llamada de cortesía por parte del Gobierno y que desconocen su intenciones sobre los despidos, que el Gobierno asemeja con los de la pandemia. ATA, la principal asociación de autónomos, ya se ha mostrado públicamente en contra de esta decisión.

La medida se incluye en el paquete anunciado por Sánchez este lunes y que aprobará el Consejo de Ministros del martes dentro del Plan de Choque de respuesta económica a la invasión de Ucrania. El Plan incluirá bonificaciones generalizadas en las gasolinas, la prohibición de elevar los alquileres por encima del 2%, una nueva línea de avales ICO de 10.000 millones y extensión del plazo de carencia de los actuales, y ayudas a sectores como el del transporte y la agricultora. Todo, hasta el 30 de junio.

Pero el problema es que Sánchez anunció hace dos semanas que aplazaba la toma de medidas para ayudar a los ciudadanos y a las empresas para pactarlas con los partidos políticos, las autonomías y los empresarios y los agentes sociales. Y, de nuevo, el presidente no ha cumplido porque la decisión de dificultar o prohibir los despidos hasta el 30 de junio no se ha pactado con las patronales.

Postura del PP

El Partido Popular exige que el decreto de la guerra incluya una rebaja de impuestos (incluidos los carburantes), tal como prometió en la Conferencia de Presidentes autonómicos de La Palma (Canarias). Los populares también demandan que el texto incluya una «racionalización del gasto» del Gobierno.

Por otro lado, los populares no tienen el borrador del real decreto y lo han exigido para conocer todas las medidas previstas, que, a su juicio, deben ser «concretas, necesarias y suficientes». De hecho, Moncloa no tenía interlocución al respecto con el PP desde la reunión del pasado 16 de marzo en el Congreso.

«La seriedad de un partido como el Partido Popular exige tener el conocimiento suficiente para aportar en la medida de lo posible», señalan las fuentes citadas. Subrayan que «echamos en falta el compromiso de bajada de impuestos que el señor Sánchez asumió en la Conferencia de La Palma hace tres semanas». «Y también echamos en falta la racionalización del gasto público», añaden sobre la estructura gigantesca del Ejecutivo de PSOE-Podemos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad