Sánchez compró a China batas EPI un 4.636% más caras que en España

La Fiscalía Anticorrupción investiga al Gobierno por sobrecoste de casi 47 millones en la compara de batas EPI

La historia se repite. Mientras siguen con la «matraca» al alcalde de Madrid sobre las mascarillas, el Gobierno de Pedro Sánchez, con Salvador Illa de ministro de Sanidad, pagó 47 millones de más por la compra de batas EPI en China. En concreto las adquirió un 4.363 % más caras que en España.

El Ministerio de Sanidad adquirió en España batas EPI entre el 20 y el 23 de marzo a un precio medio de 0,37 € cada una. Gastó aproximadamente 256.864 euros en 688.000 «batas EPI» adquiridas a dos empresas españolas. Inexplicablemente, solo tres días más tarde, el Gobierno compró a China batas EPI a 16,66 € de precio medio cada una. Adquirió un total de 3 millones de batas por un precio de 49.994.976 euros a dos empresas chinas. El sobrecoste es brutal pues si se hubiesen encargado en España el precio final hubiese sido de 3.100.000 € aproximadamente, Es decir, casi 47 millones de euros pagados de más.

Anuncio

El responsable de esos contratos e Alfonso María Jiménez Palacios, director del Instituto Nacional de Gestión Sanitaria (Ingesa). Actualmente es uno de los tres cargos del Gobierno socialista investigado ahora por la Fiscalía Anticorrupción.

Alfonso María Jiménez Palacios, se encargó de realizar estas compras. El problema es que entre el 20 y el 23 de marzo los equipos de protección que costaron entre 0,27 y 1,86 euros a dos empresas españolas subieron el 26 y 27 de marzo a 15,58 y 22,07 euros, el precio que pusieron otras dos empresas chinas. La diferencia, de haber adquirido ese equipamiento en España, supuso unos 47 millones de euros.

Y hay más…

También están siendo investigado por la Fiscalía Anticorrupción contratos formalizados por Patricia Lacruz, directora general de Cartera Común del Servicio Nacional de Salud y Farmacia, y Paloma Rosado, directora general de la Dirección General de Racionalización y Centralización de la Contratación. Nadie puso en tela de juicio entonces que el Gobierno contratase por un 4.363% de media más caro en China que en España, hasta que el partido político Vox presentó una querella en la Fiscalía Anticorrupción que es la que se investiga ahora.

El 14 de marzo de 2020 el presidente Sánchez anunciaba el estado de alarma en todo el país. Miles de españoles morían diariamente y España comenzaba demasiado tarde una carrera contrarreloj y contra el resto del mundo por comprar material sanitario. Como el Gobierno de Sánchez no proporcionaba este material a los Ayuntamientos, el alcalde de Madrid José Luis Martínez Almeida gastaba 10,8 millones de euros en adquirir protección, EPIS, mascarillas y geles, para los 40.000 trabajadores municipales que se jugaban la vida en las calles de Madrid.

Sin embargo, el ministerio de Salvador Illa compraba el 20 de marzo de 2020, 42.030 «batas impermeables» o «batas EPI» (equipos de protección individual) a 0,3263 euros cada una por un total de 13.717,40 euros a la empresa española Medline International Iberia S.L. Tres días después el ministerio firmó con otra empresa española, Suministros Hospitalarios, uno de los proveedores habituales de Sanidad, otros dos contratos. El primero para 606.200 EPIS desechables a 0,2783 euros cada uno por un total de 168.705,46 euros. El segundo, para adquirir 39.950 de estos trajes pero impermeables al precio de 1,8634 euros por un total de 74.442,83 euros. En total, a 1 euro de media cada EPI.

A 15,5 euros la unidad

Justo tres días después, el 26 de marzo, el Gobierno español adquirió 2,5 millones de «batas protectoras desechables» a un precio de 15,584 euros la unidad por 38.960.007,39 euros a la empresa China National Instruments Import & Export Group Corporation. Un día más tarde, en concreto el 27 de marzo, el Ingesa volvió a comprar más «batas EPI», ahora fueron 500.000 a 22,07 euros cada una, en total 11.034.969,49 euros aunque en esta ocasión la empresa agraciada fue Weihai Textile Group Import & Sport Co. Ltd., también domiciliada en China. En total, se gastaron 49.994.969 euros, casi 50 millones de euros en 3 millones de equipos protectores a algo más de 16 euros cada unidad.

De esa manera, si los 3 millones de EPI´s se hubiesen comprado en España al precio medio de 1 euro Sanidad habría gastado 3 millones de euros en estas batas y no los 50 millones que se gastaron, una diferencia de 47 millones de euros.

Es decir, hubo un evidente sobrecoste de los contratos chinos, dinero perdido en intermediarios, respecto a los españoles en la compra de equipos de protección para los sanitarios, en concreto, según una querella de un particular presentada el 5 de mayo de 2020 ante la Fiscalía Anticorrupción que en junio de 2020 se unió a otra presentada en el mismo sentido por un abogado sevillano. El 20 de julio de 2020 el teniente fiscal del Tribunal Supremo Luis Navajas decretó «la paralización inmediata de cualquier iniciativa de investigación que pudiera adoptarse (…)». Sin embargo, esos 41 contratos fueron aportados a la nueva causa denunciada también en 2020 por el grupo político de Vox.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad