Rabat se ríe de Sánchez y permite el asalto a Melilla de unos 2.000 inmigrantes ilegales

Estaban «perfectamente organizados y violentos» pero para Sánchez «se ha resuelto bien» con solo 49 guardias civiles heridos.

Un grupo de 2.000 subsaharianos ha intentado romper la puerta de acceso del puesto de control fronterizo del Barrio Chino. Al menos 130 de ellos han conseguido saltar la valla y han acudido al Centro de Estancia Temporal (CETI), según han asegurado fuentes de la Delegación del Gobierno.

Se trata de un grupo numeroso «perfectamente organizado y violento», según fuentes de la Delegación del Gobierno. Al CETI han llegado 130 inmigrantes subsaharianos, todos ellos varones y, aparentemente, mayores de edad.

Anuncio

Evolución de acontecimientos

Según fuentes de la Delegación del Gobierno, sobre las 6.40 horas de este viernes el dispositivo anti-intrusión de la Comandancia de la Guardia Civil ha detectado la aproximación al vallado de un numeroso grupo de inmigrantes, formado por 2.000 personas.

El salto se ha producido finalmente a las 8.40 horas a pesar, según fuentes gubernamentales, del «amplio» dispositivo de las fuerzas de seguridad marroquíes, que han colaborado «activamente y de forma coordinada con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado españolas». Efectivos del Cuerpo Nacional de Policía están colaborado con la Guardia Civil en la contención del salto.

Este nuevo asalto ha propiciado el despliegue de efectivos policiales: agentes de la Guardia Civil y de la Policía Nacional se han desplegado por la zona. Si bien, el Gobierno, en su acostumbrado «buenismo», ha impedido a los agentes desplegados en la valla protegerse con medios antidisturbios, como pelotas de goma o gases antilacrimógenos. Los inmigrantes ilegales han llegado a la puerta de acceso al puesto de control fronterizo del Barrio Chino y han roto con una cizalla la puerta de acceso y han comenzado a entrar en la ciudad autónoma, algunos por el tejado de la garita, cerrada desde el 13 de marzo de 2020.

Sánchez: todo va bien

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha asegurado este viernes desde Bruselas que el asalto violento de unos 2.000 inmigrantes ilegales a la valla de Melilla «se ha resuelto bien». Sin embargo, casi al mismo tiempo conocíamos que en el acto han resultado heridos un total de 49 agentes de la Guardia Civil, además de 57 inmigrantes de los que intentaban saltar la valla.985969700

El jefe del Ejecutivo, de hecho, ha trasladado su agradecimiento a Marruecos «por la colaboración» que dice que ha existido con «un socio estratégico que también está sufriendo una presión migratoria muy importante». Si bien, es curioso que puedan llegar 2.000 personas, no 20 o 30, a una valla sin que la policía marroquí se entere y pueda avisar y coordinar de forma conjunta la defensa de la misma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad