Podemos usó una empresa cercana a Montero para traer dinero evadido por Neurona

La directora de comunicación de Montero es propietaria de una empresa utilizada para retornar el dinero desviado a la consultora Neurona

La directora de Comunicación de Irene Montero, Clara Alonso, es propietaria de una empresa que fue utilizada por la cúpula de Podemos como parte del entramado que, junto a la consultora chavista Neurona, permitió al partido sacar dinero de España con apariencia de legalidad y retornar los fondos electorales en beneficio presuntamente de los cabecillas de la formación morada. Así consta en la denuncia que este jueves se ha presentado ante el juez que investiga el caso Neurona.

Sin duda, la pieza que faltaba en el puzle era La Nave de Comunicación Digital SL, una empresa propiedad de la directora de Comunicación de Montero, que es señalada como testaferro en la denuncia que ya está sobre la mesa del juez Juan José Escalonilla, instructor del caso Neurona.

Esta red funcionaba de la siguiente manera: primero se realizaban transferencias desde las cuentas de Podemos a la consultora chavista Neurona Consulting justificándolas con trabajos inexistentes y esta empresa mexicana presuntamente desviaba dichos fondos –a través de sociedades instrumentales– a la mercantil de Alonso. De esta manera, según cuentan a este periódico, los líderes podemitas conseguían apropiarse de un dinero público.

Clara Alonso Jiménez fundó la sociedad La Nave Comunicación Digital SL el 28 de octubre de 2018, justo un mes después de cesar en el cargo como responsable de prensa de Izquierda Unida. A partir de ese momento, esta presunta testaferro se mantendría en un lugar muy próximo a Irene Montero y a la cúpula podemita, según fuentes consultadas.

Alonso aparece como administradora y accionista única de la mercantil domiciliada en una lujosa vivienda ubicada en la zona de Mirasierra (Madrid). Esta sociedad fue creada sólo unos meses antes de las elecciones generales del 28 de abril de 2019 y de los comicios autonómicos.

Además, surge en plenas negociaciones para constituir en el municipio sevillano de Carmona la filial española Neurona Comunidad SL, utilizada como trampolín para desviar 425.000 euros de los fondos electorales a la empresa mexicana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad