Podemos ordenó manipular informes para camuflar a los escoltas de Iglesias

El equipo de Asuntos Internos de Podemos ordenó manipular informes para camuflar la existencia de escoltas de Iglesias que atacaron a la Policía

En plena campaña electoral de las elecciones autonómicas madrileñas del pasado 4 de mayo, trascendía que el Ministerio del Interior de Fernando Grande-Marlaska había ocultado la detención de dos trabajadores de Podemos, que se enfrentaron con la Policía durante un mitin de Vox en Vallecas (Madrid), y que realizaban funciones de escoltas al margen de la Ley de Seguridad Privada.

Tras ocultar su detención durante 15 días, Marlaska se negaba a investigar si Podemos había incumplido la citada ley. No obstante, esta irregularidad se lleva cometiendo desde el nacimiento del partido hace 7 años con el conocimiento de Iglesias.

El informe, elaborado en febrero de 2017 por el entonces responsable de Cumplimiento Normativo de Podemos, Raúl Carballedo, se hacía referencia a un incidente del entonces director de Seguridad de la formación, Sergio Illanes alias Manzana, con la Policía Nacional. Concretamente, Illanes avisaba de que existían “irregularidades en la actuación de ciertos compañeros al estar supuestamente actuando como escoltas”.

Además, ante el riesgo de inspección o de que se impusiera al partido una sanción, Carballedo elaboró un informe interno sobre la matriz de riesgo del partido. El objetivo de dicho informe era “dar conocimiento a la Secretaría General de forma periódica sobre situaciones que conlleven riesgo legal, su tratamiento y/o solución, así como de los asuntos que se consideren que puedan tener relevancia organizativa”.

El entonces responsable de Cumplimiento Normativo afirmaba en el informe que el área de Logística Transporte era “el encargado de realizar los desplazamientos de los dos principales portavoces, Pablo Iglesias e Íñigo Errejón. Esta función le corresponde a un escolta, debido a las principales funciones que desarrollan: acompañamiento, defensa y protección de personas“. Es decir, Carballedo reconocía que empleados del partido estaban efectuando labores de escolta sin cumplir la Ley de Seguridad Privada.

El equipo de Asuntos Internos de Podemos ordenó a Carballedo rehacerlo para camuflar la existencia de escoltas en el partido en situación irregular. LD publica el primer informe y el segundo modificado, en el que se eliminó la siguiente frase que demostraba la existencia de escoltas en Podemos: “Esta función le corresponde a un escolta, debido a las principales funciones que desarrollan: acompañamiento, defensa y protección de personas”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad