Podemos intentó forzar la dimisión del Ministro de Seguridad Social

La salida de Illa del Gobierno podría suponer nuevos cambios en el Ejecutivo. Podemos presionó para que Escrivá abandonase el Ejecutivo asegurando que ponía en riesgo la coalición.

Pedro Sánchez está intentando zanjar cuanto antes la crisis de Gobierno generada por la salida de Salvador Illa y los rumores de más cambios en el Ejecutivo. Podemos, socios de la coalición, han puesto en el punto de mira al ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá.

Desde hace unos días la formación morada y especialmente la vicepresidencia segunda del Gobierno está intentando torpedear a Escrivá tras las tensiones, cada vez más visibles, entre Podemos y el ministro. De hecho, desde hace días que los ataques contra Escrivá se han hecho públicos y notorios. Un ejemplo de ello es las declaraciones realizados por el secretario de Estado de Derechos Sociales que acusan al ministro de incumplir el pacto de gobierno entre Podemos y PSOE.

Según publica La Razón, miembros cercanos a Podemos filtraron a la prensa este lunes que la dimisión de Escrivá era inminente. “Es cosa de horas”, aseguran. De esta forma se ha intentado desestabilizar la, ya tocada, imagen del ministro Escrivá.

Con esta operación, intentaron forzar al jefe del Ejecutivo a que «entregue su cabeza en bandeja por el bien de la coalición», aprovechando hoy la salida del Gobierno del aún ministro de Sanidad, según confirma La Razón. Sin embargo, parece que Escrivá resiste contra viento y marea en el cargo, aunque en los últimos tiempos sus relaciones dentro del Gabinete de Sánchez se han deteriorado con varios de sus miembros y no sólo con el vicepresidente. En los últimos meses su relación tanto con la vicepresidenta económica como con la ministra de Hacienda «ya no es lo que era antaño».

Pese a todo, el propio ministro en persona aseguró ayer públicamente que no piensa ni por un solo instante abandonar su cargo. «Por supuesto, tengo previsto seguir» en el Ejecutivo. De esta manera tan gráfica, desmintió el rumor de un posible abandonó de su cartera, que recorrió ayer por la mañana las redacciones de los medios de comunicación, horas antes de que se conozca la remodelación del Gobierno que acometerá el presidente para dar salida a Illa. Según fuentes gubernamentales, el jefe del Ejecutivo sigue manteniendo su idea de no tocar a su equipo económico, del que se siente orgulloso, especialmente de María Jesús Montero, que le ha blindado como inquilino de La Moncloa al conseguir la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado de 2021. Sánchez mantiene buena sintonía con todos ellos, salvo con Escrivá, con quien, no obstante, guarda las formas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad