Oleada de ataques de concejales socialistas contra VOX

La Alcaldía socialista de Ciempozuelos allanó el despacho de Vox en el que había documentos del partido

Un concejal socialista de Fuenlabrada: «Lávese la boca porque su halitosis llega hasta aquí»

Violación sede de VOX

El pasado 3 de enero, en el pueblo madrileño de Ciempozuelos,  los concejales de VOX se encontraron la sede abierta y una persona dentro. La entrada en esta dependencias políticas  fue ordenada directamente desde el Ayuntamiento socialista que comanda la alcaldesa, Raquel Jimeno. En esta estancia se guardaba documentación política y contaban con un equipo informático con acceso a Internet y al mail corporativo de todo Vox.

El partido de Abascal ya ha denunciado los hechos a la Guardia Civil. Comunicando a la benemérita que, sin la más mínima comunicación legal, ni notificación formal previa, ni aviso a los interesados, accedieron a la dependencia. Por ello no pudieron impedir el allanamiento o personarse en la violación de las oficinas para retirar documentación sensible o material informático.

Anuncio

Según la denuncia de Vox, “se vulneró el derecho del Grupo Municipal por parte y orden del gobierno municipal actual”, comandado por el Partido Socialista, “al entrar en el despacho sin estar presente ninguno de los concejales que forman el Grupo Municipal, y ocuparlo sin respeto ni recato a la inviolabilidad de un domicilio jurídico de estas especiales características con total abuso de poder y desprecio por el partido de la oposición, sus votantes y la sociedad democrática en general de toda la nación española”, como señalan desde Vox.

“El acto de allanamiento de domicilio jurídico de un partido político es más propio de dictaduras social-comunistas que de un país democrático perteneciente a la Unión Europea”, añaden.

Insultos en Fuenlabrada

Por otro lado, el concejal delegado de Presidencia, Modernización, Gobierno Abierto y Educación de Fuenlabrada, Isidoro Ortega López (PSOE), comentó en el Pleno celebrado el pasado jueves 13 de enero al concejal de Vox Carlos Martínez que le recomendaba que se lavara un poco la boca «porque llega su halitosis hasta aquí».

Unas declaraciones que han censurado tanto desde Vox como desde el Partido Popular al considerarlas una absoluta «vergüenza» .«Es una intervención absolutamente deplorable», agregaba el concejal en un Pleno ordinario celebrado de forma telemática.

«Es una falta de respeto y decoro», denunciaba en sus redes sociales la portavoz del PP en Fuenlabrada y portavoz adjunta en la Asamblea de Madrid, Noelia Núñez, quien también consideraba que el alcalde, Javier Ayala, tendría que haber llamado al orden a su concejal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad