Nicolás Maduro «decepcionado» con España por rendirse a Estados Unidos

El chavismo responde a la carta del Ministerio de Exteriores español, en la que se aseguraba que las elecciones del domingo «no cumplieron con las expectativas democráticas», y llama «estúpidos» a los observadores de la UE.

«Una gran decepción». Así calificó el gobierno de Nicolás Maduro las «descalificaciones y juicios de valor» vertidos por el Ministerio español de Exteriores contra un «proceso con plenas garantías de una vibrante democracia». Un «desafortunado pronunciamiento plegado a los intereses de Washington, cuyo gobierno supremacista tiene como único objetivo mantener la agenda de agresión en contra de Venezuela», señaló la Cancillería en un comunicado.

La revolución bolivariana exhortó a Madrid a rectificar «esa agotada posición condenada al más rotundo de los fracasos», en la primera reacción chavista a la espera del pronunciamiento final de Nicolás Maduro. El comunicado español cayó como una bomba en el seno del gobierno por su contundencia, al asegurar que las elecciones locales del pasado domingo «no cumplieron con las expectativas democráticas».

Anuncio

El chavismo sostuvo que las declaraciones de Madrid van a contramano de lo afirmado por sus «cientos de observadores internacionales», un grupito de aliados incondicionales de la revolución que asistió a la jornada electoral invitado por Maduro. La figura principal de estos veedores fue José Luis Rodríguez Zapatero, quien contó en Caracas con el apoyo de Juan Carlos Monedero, fundador de Podemos, y del eurodiputado comunista Manu Pineda. Todos ellos «han calificado al sistema electoral venezolano como uno de los más modernos y confiables del mundo», aseguró la Cancillería.

La Misión Europea no ha finalizado su trabajo

Menos formal fue Diosdado Cabello, número dos de la revolución, que arremetió con saña contra la «reina Isabel», en referencia a la eurodiputada portuguesa Isabel Pedrosa, al frente de la Misión de Observación Electoral de la Unión Europea (UE), a quien además calificó de imperialista, racista y mentirosa. Una misión conformada por «estúpidos», disparó el ex presidente de la Asamblea Constituyente, quien no se conformó sólo con los insultos y también amenazó a Roberto Picón, uno de los nuevos rectores del Consejo Nacional Electoral (CNE): «No sé qué vas a hacer cuando no esté Isabel Santos».

La misión europea no ha concluido su trabajo, pese a que ya adelantó sus críticas en el informe preliminar. Sus delegados siguen de cerca los acontecimientos en Barinas, cuna de la revolución, donde las actas dan como ganador a Freddy Superlano, dirigente de Voluntad Popular (VP), partido del presidente encargado, Juan Guaidó, y del ex prisionero político Leopoldo López.

Pese a contar con el «mejor sistema electoral del mundo», el CNE no se atreve de momento a dar como ganador al opositor, que se habría impuesto a Argenis Chávez, hermano del «comandante supremo» en un territorio emblemático gobernado durante dos décadas por la familia Chávez.

Tanto el CNE como quienes defienden los pequeños avances electorales se enfrentan así a una verdadera prueba de fuego. «El régimen se niega a aceptar que son minoría en Barinas, sin respaldo popular, en un estado que ellos consideraban bastión del chavismo», denunció Guaidó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad