Marlaska tiembla ante la fuga de Ghali: Pone vigilancia al líder del Frente Polisario

Marlaska defendió no vigilar al líder del Frente Polisario pero, tras desvelarse su posible fuga, ha cambiado de opinión

Fernando Grande-Marlaska y su Ministerio del Interior ha destinado a varios agentes de la Policía para que hagan labores de vigilancia a Brahim Ghali, líder del Frente Polisario, que se encuentra ingresado en el Hospital San Pedro de Logroño. Este hecho se produce como consecuencia de que un periódico publicara en exclusiva una entrevista en la que Salem Lebsir, mano derecha del jefe polisario, confesaba que Ghali estaba preparando su fuga de España.

Así, varios agentes policiales se encuentran desde el pasado martes desplegados en las inmediaciones del centro hospitalario vestidos de paisano para no llamar la atención ni de los médicos, ni de los pacientes. La orden que la Dirección General de la Policía  ha dado a la Jefatura Superior de Policía de La Rioja es clara: evitar a toda costa la fuga del líder del Polisario. Por este motivo están custodiando a Ghali durante las 24 horas con mucha discreción.

La vigilancia se instala el mismo día que el titular del Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional, Santiago Pedraz, decidiera no retirar a Ghali el pasaporte con el que entró a España. Fue una petición formulada por las víctimas del militar árabe, representadas por la Asociación Saharaui para la Defensa de los Derechos Humanos (Asadesh), que tienen miedo de que salga del país sin declarar el próximo 1 de junio, como está previsto. El líder del Polisario está acusado de la comisión de los delitos de genocidio, lesiones, detención ilegal, terrorismo, torturas y desapariciones.

Asadesh pidió que las autoridades españolas prohibieran que Ghali saliera del país tras las palabras que Salem Lebsir, su mano derecha.

Además, Lebsir aseguró que el militar árabe no iba a declarar ante la Audiencia Nacional porque todas las acusaciones eran falsas. El objetivo de las acusaciones, según el dirigente saharaui, es ensuciar la imagen de Ghali. “¿Por qué va a ir, porque se le ha antojado a unos pro-marroquíes?”, dijo. Seguidamente, reconoció que Ghali estaba preparando su fuga. “En 10 días le darán el alta y volverá a su país”, confesó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad