Marlaska acorralado tras la violencia en el mitin de Vox

Los continuos patinazos del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, en casi todo lo que hace le acercan cada día a la dimisión.

Los incidentes acontecidos durante el mitin de Vox en Vallecas, donde los miembros del partido de Santiago Abascal fueron apedreados por manifestantes cercanos a la extrema izquierda, ha puesto de nuevo en el punto de mira la figura del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska.

El sindicato JUPOL, mayoritario en la Policía Nacional, valora la posibilidad de presentar una querella contra el ministro “por la gravedad de los hechos producidos y por las heridas sufridas por una veintena de agentes heridos”. “Se podían haber evitado fácilmente desplegando un operativo acorde al grado de violencia que se podía esperar”, argumentan.

Desde Vox ya han pedido la dimisión de Marlaska, que consideran que “no ha querido poner los medios para proteger” tanto a los dirigentes del partido como a los asistentes al mitin.

El ministro del Interior acumula ya diversas polémicas, la última reciente, cuando el juez anuló el cese del coronel Diego Pérez de los Cobos como jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de Madrid y condenó al Ministerio de Interior a su reingreso en el puesto.

“No tengo ninguna voluntad de dimitir. Sigo trabajando. Saben ustedes que el Gobierno no hace ninguna valoración de resoluciones judiciales y también, en último término, el Gobierno ya ha manifestado que tiene intención de recurrir la sentencia”, afirmó Marlaska al respecto.

El pasado mes de julio Ciudadanos también pidió la dimisión del ministro después de que éste justificara que la delegación del partido naranja fuera acosada y expulsada durante la marcha del Orgullo. Una decena de dirigentes de Ciudadanos, entre los que se encontraba Arrimadas, tuvo que salir escoltado por la policía el sábado tras ser increpados e insultados por un grupo de manifestantes, que también les arrojaron botellas y líquidos.

“Pactar con quien de una forma descarada y obscena trata de limitar derechos humanos, derechos LGTBI… si alguien entiende que no tiene que tener una consecuencia, en un sentido u otro… podría calificarlo de irresponsable o ilusorio”, reflexionó Marlaska.

La compra de una cinta de correr para uso del ministro en su vivienda oficial por valor de 2.770 euros, las crisis migratoria en Canarias o el acercamiento de 160 presos etarras a cárceles del País Vasco han sido otras polémicas que han puesto a Marlaska en el ojo del huracán.

Un comentario sobre «Marlaska acorralado tras la violencia en el mitin de Vox»

  1. Primero el, es el que tiene que dar ejemplo, si quiere que vengan más inmigrantes que se los lleve a su casa, y les de cama y pensión completa, que necesidad hay de que el país tenga que tenerlos en hoteles, a pensión completa y encima destrozando los, NOOOOO más inmigración ni legal ni ilegal, que se queden en sus países de origen

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad