Los avergonzantes lujos de Iglesias y Montero, aireados por sus vecinos

Los vecinos de la pareja podemita en Galapagar admiten que tienen niñera, personal de servicio y una persona para pasear a sus tres perros


Los vecinos de Pablo Iglesias e Irene Montero están hartos y así lo han transmitido a la prensa.

Dos años después de que el exvicepresidente e Irene Montero se mudaran a su chalet y en medio de la campaña para las elecciones de Madrid con Pablo Iglesias como candidato, los vecinos dicen estar viviendo una auténtica pesadilla: «Todo son inconvenientes, es un incordio tenerle aquí al lado. Llevo 30 años en esta casa y nunca lo había pasado tan mal. Cada dos por tres nos piden la documentación, si viene alguien a visitarle lo mismo le tienen retenido un rato hasta que confirman sus datos. Todo son problemas, así que con esta situación cómo va a haber alguien que quiera votarle, queremos que se vaya», dice una vecina.

Anuncio

A ella también le han obligado a quitar la música que tenía puesta en su casa «porque molestaba al señor Iglesias, nunca en la vida me había ocurrido esto».

Según un artículo publicado en La Razón, este es el sentir general de lo que podría denominarse en la hilera de casas frente a la de Iglesias. En una de ellas está Ana Colinas: «Me tienen harta, no sé por qué no se quedó en Vallecas. Nos han puesto la garita de la Guardia Civil que es horrible y, además, un urinario. ¿Te parece normal? ¿Por qué no mete el meadero en su jardín? No le queremos aquí, es un incordio, el 90% de los vecinos estamos hasta la coronilla. Nos hacen sentirnos unos delincuentes, siempre con la Policía encima por su culpa».

De hecho, a su hijo en más de una ocasión, cuando va a visitarla le ponen pegas porque en su DNI no indica que esta es su residencia: «¡Pero si es la casa de sus padres! Me pongo mala, de verdad. La que tendría que vivir aquí es la Ayuso, con ella seguro que no tendríamos estos problemas», dice Ana, quien lamenta que, además, no les permitan poner la bandera de España en su casa: «Mi marido lo lleva fatal, como ves ningún vecino la tiene puesta y antes algunos la poníamos en el interior de nuestra finca, pero nada, ahora no nos dejan», protesta.

La comunidad vecinal coincide en lo poco que se les ve a los «mandamases» de Podemos por la zona «y aun así la guerra que nos dan». «En alguna ocasión se les ha visto paseando por el campo, pero poco. A quien sí se les ve es a la niñera que cuida de los tres niños y al «niñero» de los tres perros que tienen. David, el encargado de los animales, suele sacarles con frecuencia y luego ayuda a su compañera con los tres hijos en los paseos con el carrito», cuenta otro vecino.

Este hombre que pasea con sus perros asegura que su día a día se ha visto «totalmente alterado, hasta he tenido que sacar la basura escoltado por los agentes porque no te dejan que vayas solo, no sé qué pensarán que vamos a hacer. Todo esto que vivimos los que residimos cerca de su vivienda es un calvario».

Además, muchos lamentan que ni Montero ni Iglesias hayan mandado una carta a la comunidad de esta urbanización, conformada por 110 chalets, para pedir disculpas por las molestias causadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad