La liga de fútbol y la copa del rey «bajo sospecha» tras el acuerdo Rubiales-Piqué

Si el Madrid y el Barcelona no participan, la Liga, Piqué y el propio Rubiales pierden dinero y ¿quién es el jefe de los árbitros?

Qué pensarían si el Secretario General del PSOE (y jefe del Gobierno) pacta bajo cuerda con el de Unidas Podemos (Pablo Iglesias). Si en dicho acuerdo se decide no crear comisiones de investigación que les afecten a sus partidos y socios y, en cambio, machacar a los partidos de la oposición. Si además, es el Presidente del Gobierno quien controla a los jueces a través de la Fiscalía… Ah, perdón que eso es lo que está ocurriendo en España.

Y todos, salvo ellos, naturalmente, lo consideramos un auténtico escándalo. Hasta los propios compañeros de carrera de la Fiscal General se quejan de su trayectoria partidista y en Europa ya le han dado varios toques de atención a Pedro Sánchez.

Anuncio

Lodazal

Pues bien, algo similar está ocurriendo en nuestro fútbol, que más que acontecimiento deportivo se está convirtiendo en un auténtico lodazal donde los más avispados saben sacar tajada.

Que la Real Federación de Fútbol luche por sacar el mejor contrato económico es algo loable. Pero que lo haga con un jugador en activo y que es parte beneficiada, no solo del acuerdo económico (algo lógico) sino del pacto deportivo… ya es, cuanto menos, poco decoroso. Debemos recordar que el acuerdo al que llegan ofrece una cantidad desorbitada (40 millones por Final-four) siempre que estén clasificados el Real Madrid y el Barcelona, pues de lo contrario la cantidad baja sensiblemente y el pacto podría deshacerse. Y, ¿quién es el jefe de los árbitros? Sí, efectivamente, Luis Rubiales. Todo se queda en casa.

Ayer, Piqué, en plena conferencia voluntaria (hecho que se agradece) se esforzaba en explicar que dudar de la honradez de los árbitros es querer «echar mierda». Sin ser consciente que quien realmente ha dejado bajo la duda y la sospecha al colectivo arbitral ha sido su acuerdo llevado a cabo con nocturnidad y, si me apuran, hasta con chabacanería tal y como se ha podido comprobar en los audios que sacaba a luz El Confidencial.

La mujer del César…

Hoy todo parece mirarse desde el punto de la legalidad y hay temas donde esta no es suficiente. Ya lo decía Julio César: «La esposa de César no solo debe ser honesta, sino parecerlo». Y aquí esto no se produce. En primer lugar, Piqué es un jugador en activo del Barcelona y en dicho acuerdo su club sale beneficiado económica y deportivamente frente al resto de clubes de la liga. Además, Luis Rubiales, es el encargado del colectivo arbitral, actores claves en el desarrollo de la Liga y, aunque no se quiera dudar de su honestidad, sus actuaciones pueden quedar siempre bajo la sospecha. Por si fuera poco, el pacto al que llegan se hace a escondidas, ocultando datos y en un compadreo poco edificante. Y, todo ello, salpicado del dinero y las comisiones, que varían tanto para Piqué como para Rubiales de quiénes sean los clubes clasificados.

Hasta el rey emérito

Para rematar la tarea, no dudaron en tratar de implicar al rey emérito, don Juan Carlos, para conseguir sus objetivos. Menos mal que el monarca tuvo la habilidad o la suerte de no mezclarse en el asunto pues de haberse reunido con Piqué, aunque solo hubiese sido una visita de cortesía, el escandalo que la izquierda mediática habría montado sería espeluznante.

Por cierto, dónde está Luis Rubiales. Él que siempre ha presumido de dar la cara en todo momento. ¿Dónde quedan ahora sus afirmaciones de que él no sabía absolutamente nada de las comisiones de Piqué, cuando en su propio contrato se especifica claramente que sin ellas no se llevaría a cabo el acuerdo?

En fin, poderoso caballero es don dinero, que todo lo ensucia y emponzoña. Pero tranquilos, no habrá dimisiones y, al contrario, presumirán del bien que han hecho al deporte español. Eso sí, con las carteras bien repletas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad