La Feria de abril en peligro por la nueva Reforma Laboral

La hostelería y el comercio perderán 400 millones si se cancela y representa un 70 % de los ingresos anuales

Sigue y suma con las medidas de Pedro Sánchez. Ahora le toca a la Feria de Abril: está en peligro. Ante las importantes limitaciones en la contratación temporal que exige la reforma laboral, los caseteros han convocado un paro del 30 de abril al 7 de mayo.

La cancelación de este evento tendría consecuencias devastadoras para la economía de la capital hispalense. Pensemos que el comercio y la hostelería dejarían de ingresar cerca de 400 millones de euros en algo más de una semana.

Anuncio

Juan Tejada, vocal de la Asociación de Hosteleros de Sevilla, ha comentado que «los establecimientos de hostelería y comercio se juegan en la Feria de Abril cerca de 400 millones de euros. Este es el acontecimiento más importante del año para la ciudad, junto con la Semana Santa. Su cancelación podría afectar a miles de negocios que ya vienen muy tocados por los efectos derivados de la crisis del coronavirus y ahora golpeados por el aumento de la inflación».

«Concretamente, para Sevilla, el mes de abril supone entre un 60% y 70% de la facturación anual. Hay establecimientos que incluso duplican el número de trabajadores empleados en comparación con una semana normal», aseguran. Además, avisan de que «la cancelación de la Feria de Abril puede provocar un desastre económico en la ciudad». Este paro no sólo afectará a bares, restaurantes, hoteles y comercios, sino también al sector de la moda flamenca o de las artes escénicas.

Y es que no hay mayor negocio en Sevilla que el de la Feria de Abril. Con creces, es el evento económico de la ciudad y se convierte en la semana más importante del año, ya que supone el 3% del Producto Interior Bruto (PIB) de la ciudad. Hay un importante negocio generado por los propios sevillanos, pero también otro por los turistas tanto nacionales como internacionales, algunos de ellos de algo nivel adquisitivo.

Los caseteros en pie de guerra

Los empresarios de las casetas justifican el paro por «la falta de respuesta» a la reivindicación de una «necesaria y específica regulación» laboral para este sector. Hay que pensar que tiene unas «singulares condiciones» y para reclaman la «aplicación de un régimen especial».

La reforma laboral con sus «importantes limitaciones» a la contratación temporal, y sus condiciones «dificultan y hacen prácticamente inviable», a su juicio, la actividad en las ferias.

Por ello, y después de una asamblea celebrada el pasado martes, la asociación ha decidido «por unanimidad» convocar un paro de la actividad. El objetivo es exigir un régimen especial que «tenga en cuenta las particularidades del sector, al igual que sucede con otras profesiones o sectores, como pueden ser el personal en instituciones sanitarias o la relación laboral de carácter especial de las personas dedicadas a las actividades artísticas».

¿Pasará como con los transportistas? ¿Esperará el Gobierno a que estalle la situación para tomar medidas?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad