La escolta que denunció a Irene Montero habla: “Me ordenó que le llevara la cena”

La escolta de Irene Montero desvela las razones por las que la denunció en las que están comprarle la cena o hacer de chófer de sus familiares

La ex trabajadora de Podemos que ejerció de escolta de la ministra Irene Montero, Elena González, aseguró en una demanda que presentó el 16 de agosto de 2019 por despido improcedente que la titular del Ministerio de Igualdad la obligaba a “hacer de chófer de la empleada doméstica y de la niñera”, pero también de “familiares” e “invitados”, según consta en el escrito que dirigió al Juzgado de lo Social número 3 de Madrid tras ser despedida del partido.

La que fuera escolta de Montero denunció que esta le ordenó que le comprara y le llevara “la cena después del horario de trabajo establecido”, al mismo tiempo que también debía adquirir la “comida de los perros”.

Anuncio

En la demanda, Elena González relata que la ministra Montero le exigía que adelantara su jornada laboral para encender la calefacción en el coche antes de que ella entrara, y “el coche estuviera caliente”. También debía realizar, según la demanda, tareas “de gestión de obras en una de sus propiedades”, y “mantenimiento en propiedades y vehículos privados”.

Asimismo, la escolta relató que la dirigente de Podemos le obligaba “a hacer compras personales, como productos de parafarmacia y droguería para bebés, de determinadas marcas y en determinados establecimientos”, pero también “compras de alimentación en supermercados”, concluye la demandante, que completa que en un principio, tras ser contratada por Podemos, realizaba “en exclusiva” labores de “escolta personal” de Pablo Iglesias, “incluyendo viajes, pernoctas y cualquier tipo de desplazamiento”. Pero a partir del 26 de septiembre de 2017 comenzó a realizar esas mismas funciones para Irene Montero, quien según destaca la trataba como si fuera una “asistente personal”.

Estas tareas se ordenaron, prosigue la demanda, “no sólo en horario de turno asignado (por encima de jornada legal de manera habitual), sino en repetidas ocasiones fuera del horario y turno asignado”, dice el documento, que finaliza: “Estas circunstancias llegaron a suponer situaciones en las que, además de por razones profesionales, también por cuestiones personales, se impidió el descanso obligatorio entre jornada y jornada a la trabajadora, durmiendo cuatro horas, para hacer viajes de larga distancia conduciendo”.

Según La Razón, Elena decidió no acatar esas condiciones, que a juicio de la escolta “no respetaban los derechos y límites de una relación laboral”, y esto fue “el verdadero motivo por el que se dio la orden de que fuera apartada de sus funciones, no sólo con Irene Montero, sino también con Pablo Iglesias”, concluye la demanda de Elena González.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad