José Luis Moreno montaba falsas oficinas con actores para engañar a los bancos

La banda de José Luis Moreno montaba falsas oficinas con actores para engañar a directores de bancos

Una de las partes troncales del negocio ilícito de la organización desmantelada en la operación Titella y en cuya cúspide los investigadores sitúan a José Luis Moreno eran los bancos.

En los registros se encontraron multitud de talonarios de pagarés de diferentes entidades bancarias para practicar el método conocido como ‘Peloteo de pagarés’. Los investigadores creen que la banda logró sobornar y captar a empleados de banca y, de hecho, algunas entidades son denunciantes de los hechos.

Anuncio

Pero, ¿qué sucedía si el director de una sucursal se resistía al soborno o se mostraba implacable con las condiciones de la concesión de un préstamo? Las fotografías policiales demuestran cómo montaban falsas oficinas de empresas ficticias usando actores y atrezzo que colocaban horas antes de recibir al empleado del banco al que querían convencer de su actividad empresarial. Al final de la visita, lo metían todo en una furgoneta y desaparecían.

Como si de la genial película El Golpe se tratara. En el largometraje de Paul Newman y Robert Redford, un grupo de delincuentes quieren vengar la muerte de un amigo estafando a uno de los mayores capos de Estados Unidos, para lo que montan una oficina de apuestas hípicas falsa: con el engaño consiguen desplumar al incauto. Mucho menos romántico, pero igual de elaborado, es el engaño que los investigadores han descubierto durante la investigación que acabó con la detención de José Luis Moreno por presuntamente, entre otros muchos delitos, defraudar a entidades bancarias con el método del ‘Peloteo de pagarés’.

Los propios agentes lo explican en los informes policiales a los que ha tenido acceso este periódico: “La operativa fraudulenta consistente en el abono creciente de remesas de pagarés al portador con cargo a cuentas de dichas empresas en otras entidades, y la disposición inmediata de esos fondos, antes de cumplirse el plazo de devolución interbancario, con el objeto de obtener una financiación irregular y, por otra parte, cubrir las compensaciones de cheques pagarés”.

De esta parte del fraude los investigadores responsabilizan a Moreno como conocedor de los hechos y a dos de sus presuntos cómplices como los encargados de que fuera posible. Para poder llevar a cabo la operativa, requerían de empresas constituidas por la propia trama y que carecían de ningún tipo de actividad, talonarios de pagarés de diferentes entidades bancarias a nombre de las citadas empresas y, lo más importante, el dinero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad