Felipe González y José Bono son dominicanos ¿por qué?

Jubilación dorada de los líderes socialistas en República Dominicana que les permite disfrutar de ventajas fiscales

Desde el pasado febrero y a sus 80 años, Felipe González tiene nueva nacionalidad. Ya está en posesión del documento que acredita su nacionalidad dominicana, de mano del mismísimo presidente Luis Abinader. Ha seguido los pasos de su colega de partido José Bono, de 71 años, quien obtuvo la nacionalidad dominicana en octubre de 2020.

¿Cómo ha sido posible? ¿Acaso han encontrado algún antecesor perdido y originario de la isla? No, es mucho más terrenal: se han aprovechado de sus privilegios. Ambos se acogieron a la Ley 1863 del 16 de abril de 1948 sobre Naturalización y sus modificaciones. Esta ley permite conceder la nacionalidad a extranjeros que «han prestado servicios eminentes a la República o haberse distinguido por servicios sobresalientes prestados a la humanidad».

Anuncio

¿Cómo tuvo lugar?

Según el periodista Miguel Ángel Ordóñez, González logró la nacionalidad por ayudar a limar asperezas entre Abidaner y la poderosa familia Hazoury. Hablamos de los impulsores principales de una de las zonas turísticas más potentes de la República Dominican, Cap Cana. El expresidente español, posee también la nacionalidad colombiana.

El presidente dominicano, Abinader, está dispuesto a que los exmandatarios socialistas controlen importantes y millonarias empresas dentro de la República Dominicana, a través de una nueva ley. Por ello, en febrero, un acto privado en el Palacio Nacional de Santo Domingo, sede de la Presidencia, se le otorgaba la nacionalidad a González. En su discurso de agradecimiento, Abinader, le calificó como un «leal amigo de la República, que desde hace tiempo ha cultivado una relación con nuestra tierra». Lo calificó de «gran estadista, precursor de las transformaciones de España». Al día siguiente, el expresidente aprovechó para dar una conferencia en la Universidad Iberoamericana. «La tarea política es una tarea en cierto modo inhumana», aseguró, añadiendo que los presidentes al retirarse solo deberían preguntarse si han contribuido a mejorar las condiciones de vida de los conciudadanos.

Exenciones fiscales

¿Qué ha despertado ese interés en República Dominicana entre los líderes socialistas? Tanto Felipe González como José Bono tienen acceso a una serie de privilegios fiscales que no han tardado en aprovechar. El exministro de Defensa habría creado cuatro sociedades offshore (Teivelpir RD, Veleta Sociedad, Vetapir y Grupo Tiseck) entre septiembre y octubre de 2020, aprovechando la nueva nacionalidad. Las cuatro sociedades tienen su domicilio social en Santo Domingo.

Los beneficios a los que se pueden acoger, según la legislación del país, son: una exención del 50 % en el impuesto sobre las hipotecas al adquirir la primera vivienda, una exención en el impuesto por la compra e importación de vehículos, una exención del 25 % en el impuesto sobre ganancias del capital y una exención parcial en el Impuesto sobre la Renta, entre otros.

Por su parte, González tiene amistades vinculadas a negocios offshore en el Caribe, principalmente en Panamá. Un buen ejemplos es el empresario Jesús Barderas (que, según controla unas cincuenta sociedades offshore) o sus fuertes lazos con la familia de su amigo ya fallecido Enrique Sarasola Lerchundi (Pichirri).

Dinero oculto

Uno de los secretos mejor guardados ha sido siempre «la fortuna o patrimonio oculto de Felipe González». Recordemos que el millonario empresario Sarasola fue muy conocido en esa España «del pelotazo», gracias a su gran amistad con el que fuera presidente del Gobierno, el socialista Felipe González Márquez, durante varias décadas. «Pichirri» llegó a confesar que «le estaba armando un patrimonio a Felipe González y que parte de ese patrimonio era lo que iba a construir en la Bahía del Rincón porque quería retirar ahí al expresidente socialista».

La República Dominicana se ha convertido en el paraíso de los socialistas. Se trata de un país donde pueden realizarse multitud de acciones, como blanquear dinero sin que nadie tenga conocimiento sobre ello. Buena prueba es que son muchos los conocidos que han acabado en República Dominicana, como es el caso del propio Sarasola o el Cartel de Medellín. Desde luego, no son precisamente un buen ejemplos para el socialismo español.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad