España, el 2º país de la UE con empresas quebradas en 2021

En 2021 se cerraron un 22,1% más que en 2020, unas 300.000 pymes, sólo por detrás de Rumanía

A man walks past a closed-down business in central Madrid, Spain, March 2, 2021. The sign reads: «For sale». REUTERS/Susana Vera

Pese a las buenas palabras del Gobierno y su esfuerzo por aparentar la buena marcha del país, España es el segundo país de la Unión Europea donde más empresas quebraron en 2021. Si lo comparamos con 2020, año del confinamiento por la primera ola del coronavirus, en 2021 cerraron un 22,1% más de empresas. Sólo Rumanía se posiciona se posiciona por delante, como el primer país en el que más empresas quebraron durante el año pasado.

Si observamos detenidamente los datos, veremos que han sido las pequeñas y medianas empresas las que más han sufrido las consecuencias. Han desparecido alrededor de 300.000 pymes, datos que aporta el propio Consejo General de Gestores Administrativos. A este desastre empresarial y económico habría que añadir las cerca de 400.000 empresas que actualmente presentan serios problemas de liquidez.

Anuncio

Pero es que ya 2020 había sido pésimo para el tejido empresarial. El Instituto Nacional de Estadística (INE) ha puesto cifras al golpe que sufrió el empresariado español durante los primeros meses de la pandemia. Entre enero y octubre de 2020 se destruyeron 194.000 empresas en España (el 16% del total) y 327.000 autónomos dieron de baja su actividad (el 10%). Las más afectadas fueron las micropymes, los empleados jóvenes y las mujeres . Sólo los ERTE sirvieron de salvavidas para miles de empresas: del total que se acogieron a este mecanismo, solo el 3,7% cerró antes de junio, frente al 8,3% que bajó la persiana sin suscribir un ERTE.

Problema generalizado en el país

Muchos de los negocios de los que estamos hablando tuvieron que cerrar durante 2021 en las grandes capitales. Como resultado, cuando paseamos por sus calles sobresalen locales vacíos por todas partes y cada vez se cierran más establecimientos. Pero es este un problema que no solo se concentran en Madrid. Si recorremos el resto de poblaciones, da igual pequeñas, medianas o grandes, el resultado es el mismo: más y más locales cerrados. En Bilbao, por ejemplo, aseguran que «no hay semana que no cierre alguno y luego el resto sobreviviendo malamente».

Las causas de que los establecimientos tengan que bajar la persiana son diversas: al año de confinamiento y tirar de ahorros, se suma el aumento del precio de la luz, la gasolina, el coronavirus, el precio del alquiler…

La respuesta del gobierno: aumentar impuestos, subir cotizaciones, elevar el salario mínimo…

Así es muy difícil aguantar y veremos cómo cada vez siguen cerrando más y más empresas levantadas a base de grandes sacrificios y esfuerzos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad