El IPC en diciembre sube hasta el 6,7%, su tasa más alta en 30 años

La previsión que Sánchez realizó del IPC para este 2021 era del 0,9%

La inflación en España es ya el doble de la de Francia o Portugal.

El Índice de Precios de Consumo (IPC) se ha elevado un 1,3% en diciembre en relación a noviembre dejando su tasa interanual en el 6,7%, su nivel más alto en 29 años, fundamentalmente por la subida de la luz y de los alimentos.

Se trata del dato más alto desde 1992 y con él, el IPC interanual, encadena su duodécima tasa positiva consecutiva, según datos publicados hoy, jueves, por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Por lo que respecta a la tasa mensual, es ya su quinto incremento consecutivo.

Anuncio

Entre las causas principales está la subida del precio de la electricidad, que se ha disparado en un 46,7% en el último año. Es el producto que más ha subido, seguido de la gasolina, que ha crecido en el último año un 29,4%. Otro elemento básico es el gas, cuyo precio se ha incrementado en un 11,3% en los últimos doce meses.

Además de luz, gasolinas y gas, está la cesta de la compra: los aceites comestibles son los que más han subido su precio en los últimos doce meses, un 32,2%. Tomarse un refresco en un bar es ahora un 10,5% más caro y las frutas, un 11,9%. Los huevos se han incrementado en más de un 5%, la leche desnatada un 4%, el pollo, un 4,4%. Adquirir carne es un 2,1% más caro y el precio del pan se ha incrementado en un 2,6%.

Nos espera a todos los ciudadanos una dura cuesta de enero, un periodo ya de por sí difícil en el que todos los españoles hacen frente a los gastos de la época navideña. Ahora, además, habrá que afrontarla con enormes subidas de precios en productos básicos y con unos sueldos que pierden un enorme poder adquisitivo.

Especialmente dañados son los pensionistas pues los jubilados seguirán perdiendo poder adquisitivo el año que viene gracias al Gobierno socialista. El presidente vinculó las pensiones al IPC pero, como suele ser habitual en Pedro Sánchez, con trampa: no se regulan las prestaciones a la inflación de noviembre, sino al IPC medio. Es decir, que no se subirá la pensión un 5’5 % que es lo que ocurría hasta el 2013, sino que será un 2’5 % que es el IPC medio de 2021. De esta forma el Gobierno se ahorra 4.800 millones y cada pensionista pierde 500 euros por la diferencia entre la subida los precios y el alza de la prestación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad