El independentismo responde a los indultos de Sánchez con un desplante al Rey

Pere Aragonès evita recibir al Rey en el Mobile World Congress tras los indultos de Sánchez pero cena en su misma mesa

La presencia del Rey en Barcelona volvió a incomodar ayer al Gobierno catalán, que un año más plantó a Don Felipe en la recepción que marca el inicio del Mobile World Congress (MWC). Como ya hizo su predecesor, Quim Torra, el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, se saltó el tradicional besamanos. En esta ocasión, el republicano, que acudía al acto por primera vez en calidad de jefe del Ejecutivo catalán, esperó que acabara la bienvenida al Rey que ofrecieron empresarios y distintos representantes institucionales (entre ellos la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau) en la misma sala que Don Felipe, pero medio escondido detrás de una columna rodeado de sus asesores y algunos consejeros autonómicos de su gobierno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad