El hijo de Torra, cómplice de los CDR en el boicot contra Sánchez en Barcelona

El análisis de las conversaciones grabadas a los acusados del CDR demuestran como uno de esos apoyos fue el de uno de los hijos de Torra

La investigación penal que sigue la Audiencia Nacional contra los nueve CDR detenidos por terrorismo demuestra que actuaron ayudados de muchas personas ligadas al independentismo catalán. El análisis de las conversaciones grabadas a los acusados, demuestran como uno de esos apoyos fue el de uno de los hijos del entonces presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra.

Los investigados presumieron de que les ayudó a boicotear el Consejo de Ministros que celebró el Gobierno de Pedro Sánchez el 21 de diciembre de 2018 en Barcelona.

Anuncio

“Yo estoy recibiendo información precisamente del hijo de Gandalf (apodo con el que se referían a Quim Torra), que está haciendo un currazo, reza una de las conversaciones analizadas por la Guardia Civil. La misma se produjo a las 11.00 de la mañana de aquel viernes en el que el Ejecutivo de Sánchez se reunió en la Casa Llotja de Mar entre fuertes medidas de seguridad. En la misma participa uno de los integrantes de los Comités de Defensa de la República, Ferrán Jolis, con un tercero con el que conversaba sobre cómo dificultar la salida del edificio.

Al respecto, le explica que el hijo de Torra le está “pasando información de terreno antes que los de CECOR”, en referencia al Centro de Coordinación Operativo del Ministerio del Interior. “Nosotros aquí estamos en Pla de Palau”, le responde uno de los cabecillas de este grupo investigado en la Audiencia Nacional por delitos de terrorismo.

Ambos continúan planeando cómo “tapar las máximas salidas” para impedir la evacuación de Sánchez y sus ministros. “¿Y Gandalf os ha dicho algo o qué?, se interesó Jolis, a lo que su interlocutor respondió. “No sabe, yo sé todas las ordenes de los Mossos”.

Esta es una de las muchas conversaciones que compartieron los militantes de la facción más radical de los CDR antes de ser detenidos en el marco de la Operación Judas. 

Los agentes interceptaron sus llamadas meses antes de su arresto en septiembre de 2019 ante la sospecha de que preparaban actos violentos con material explosivo que ellos mismos trabajaron en dos laboratorios clandestinos. Es por ello que los agentes, cerca de dos años después del arranque de esta causa y tras el análisis del último material incorporado, concluyen que se trata de una “organización criminal con actividad terrorista”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad