El Gobierno promete pero no cumple: se pierden 18.000 millones en subvenciones a empresas

Se calcula que de 29.600 millones en subvenciones convocadas por el Gobierno para empresas privadas en 2021, sólo llegaron entre 11.000 y 13.600 millones

Este Gobierno se ha convertido en un auténtico fiasco. Las ayudas directas a pymes y autónomos, los fondos europeos Next Generation EU y otras muchos mecanismos demuestran la incompetencia del Gobierno con las subvenciones, tanto directas como por concurrencia competitiva. 

El sábado salía el Presidente del Gobierno vanagloriándose del paquete de ayudas para la ciudadanía (bono de 200€, rebaja de bono transporte…), pero pronto salieron a la luz las condiciones para obtenerlas y nos tememos que volverá a ocurrir lo que hasta ahora. Todo se quedará en fuegos artificiales para mayor gloria de Pedro Sánchez.

Anuncio

Prometen pero no dan

En el año 2021, el Gobierno presupuestó 29.600 millones para ayudar directamente a las empresas, sin embargo cerca de 18.000 millones no se concedieron, aproximadamente el 60% del total. Tan solo llegaron al tejido productivo entre 11.000 y 13.600 millones, según el Informe de Financiación Pública Empresarial elaborado por TuFinanziación. Se trata esta de una plataforma especializada en gestión de ayudas públicas para empresas propiedad del grupo Innsomnia, a través del análisis de la base de datos del Sistema Nacional de Publicidad de Subvenciones y Ayudas Públicas (SNPSAP).

Según el registro de concesiones del SNPSAP, las empresas españolas recibieron el pasado año 45.917 millones. «Esta cifra refleja una significativa reducción respecto al año 2020 del -36,4%«, destaca el citado informe.

Si se analizan sólo las subvenciones para empresas privadas, se convocaron 29.600 millones, pero el nivel de ejecución fue de entre el 37% y el 46%, según los cálculos de la plataforma. Sólo el 33% del tejido empresarial del país, (un millón de empresas) recibieron algún tipo de subvención. Aquí se incluyen, por ejemplo, las ayudas de las CCAA para la digitalización, las del CDTI para la innovación, las del IDAE para la eficiencia energética, o convocatorias de los fondos UE.

Entre otros problemas, se han detectado «convocatorias mal diseñadas o gestionadas, falta de información o complejidad de la misma, incorporación de requisitos muy exigentes y poco adaptados a la situación real del tejido empresarial, inclusión de plazos demasiado cortos para la presentación de solicitudes o excesiva carga burocrática en la tramitación».

El fiasco de las ayudas directas

Uno de los ejemplos más sonados fue el de los 7.000 millones de euros en ayudas directas a pymes y autónomos aprobadas a principios de abril de 2021. El Gobierno delegó la gestión de los fondos en las comunidades autónomas y cerca de un tercio se quedaron sin gastar, según distintos organismos económicos. En algunas regiones, no han llegado ni al 70% de los afectados por lo complejo de los requisitos, los retrasos y las dificultades en la gestión que se han encontrado las comunidades.

El propio Banco de España (BdE) ha informado del fiasco de estas ayudas. El director general de Economía y Estadística del BdE, Ángel Gavilán, explicó en mayo, durante la presentación del informe anual, que de los 7.000 millones que se destinaron a este fondo, se han utilizado sólo unos 5.000 millones. «Vemos que no han sido especialmente útiles para reducir el porcentaje de empresas con déficit de capital, tanto en porcentaje de pymes como en volumen total de déficit de capital», destacó.

De acuerdo con un estudio del supervisor, pese a que la dotación de fondos era suficiente para cubrir la totalidad del déficit de capital de las pymes, el porcentaje empresas con una posición deficitaria de capital tras la crisis «apenas se habría reducido después de las ayudas». Según sus cálculos, el 90% de las pymes con problemas siguen teniéndolos tras estas ayudas.

El BdE achaca este fracaso al diseño de la ayuda, que se concedía en función del sector y la caída sufrida en la facturación, pero no se hacía un análisis personalizado de la situación patrimonial de las empresas. Las empresas y autónomos debían justificar que habían perdido al menos un 30% de sus ingresos en 2020 para conseguir estas transferencias directas no reembolsables, además de demostrar que destinarían el dinero a pagar gastos fijos, deudas o pérdidas contables.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad