El engaño del fijo-discontinuo: camufla una temporalidad del 60% entre los indefinidos

En el mes de junio hasta un 60% de los contratos indefinidos que se firmaron (783.595) estaban impregnados por la temporalidad

Las cifras de contratación del mes de junio constatan que España aún tiene mucho camino por andar en la lucha contra la temporalidad, pese a las espectaculares cifras de firmas de contratos indefinidos que arrojan los primeros meses de aplicación de la reforma laboral. De hecho, en el mes de junio hasta un 60% de los contratos indefinidos que se firmaron (783.595) estaban impregnados por la temporalidad, entre los que se formalizaron a tiempo parcial (178.092) y los fijos-discontinuos (292.679).

Concretamente, en el mes de junio las firmas ascendieron a 1.768.988, lo que supone una bajada de 29.059 (-1,62%) sobre el mismo mes del año 2021. De estos contratos, 783.595 fueron indefinidos, lo que representa el 44,30% de todo el conjunto y que supone un incremento de 610.729 (353,30%) sobre igual mes del año anterior.

Anuncio

Del total de contratos fijos firmados en junio, 312.824 han sido a tiempo completo, tres veces más que en igual mes del año pasado; 292.679 eran contratos fijos-discontinuos, multiplicando por más de 10 la cifra de junio de 2021, y 178.092 eran contratos indefinidos a tiempo parcial, con un incremento interanual del 316%.

Trampantojo

El Ministerio de Trabajo destaca que el cambio de tendencia en la contratación estable es «especialmente patente» en sectores como la agricultura y la construcción, donde el peso de los fijos supera ahora el 47% y el 73%, respectivamente, frente a los porcentajes del 3,3% y del 10,1% del promedio 2017-2019. También ha favorecido a los más jóvenes, pues el 43,9% de los menores de 30 años cuenta actualmente con un contrato indefinido, en contraste con el 8,2% de la media del periodo 2017-2019.

De todos los contratos suscritos en junio, algo más de 922.000 fueron contratos temporales, de los que el 28,4% fueron por circunstancias de la producción a tiempo completo y el 4,4% fueron de sustitución, también a tiempo completo. Por su parte, los contratos temporales con jornada a tiempo parcial suponen el 19,3% del total.

Con todo, en los seis primeros meses de 2022 se han realizado casi 3,3 millones de contratos indefinidos, más del triple que en el mismo periodo de 2021, gracias al impulso de la reforma laboral, en vigor desde principios de este año.

 La diferencia con 2021 y los años anteriores se aprecia ya en el crecimiento espectacular de los contratos indefinidos por ejemplo con la temporalidad extrema, la de contratos de apenas días. Pero se notará con más fuerza en otoño con un aumento del paro previsiblemente más suave gracias a la nueva fórmula de contratación.

Hasta el año pasado, lo habitual en el mercado laboral español era que con la llegada de la temporada baja creciera el paro porque terminaban los contratos firmados en primavera. En 2022 cientos de miles de contratos no terminarán, serán discontinuados. El trabajador dejará de acudir a la empresa pero no constará como parado en las estadísticas del Ministerio de Trabajo. «Figurará como demandante de empleo no parado», explican en Trabajo. «Sería similar a la situación administrativa que vivieron las personas en ERTE, no trabajaban pero no estaban en el paro», continúan

Los ERTE llegaron a amparar a más de tres millones de personas en mayo de 2020 que nunca contabilizaron como parados aunque no trabajaran y cobraran prestación. Cuando los contratos fijos discontinuos se interrumpan hasta la siguiente llamada del empleador pasarán a ser «denos», no parados. 

En Trabajo rechazan el término maquillaje para describir esta lectura estadística de la actividad en el mercado laboral y subrayan que es previa a la llegada de Díaz a Trabajo. Lo que sí ha cambiado es que ahora toda la contratación debe ser indefinida salvo casos muy tasados. Y eso convierte a los trabajadores fijos discontinuos en la opción de empleo indefinido preferida para muchos de los trabajadores que antes eran temporales.

La ventaja para los trabajadores contratados con la nueva fórmula es que ganan derechos como antigüedad o indemnización por despido, que no es poco. Pero aún así, los inspectores de Trabajo observan esta fórmula como uno de los nichos potenciales más claros de precariedad, según la presidenta del sindicato de Inspectores, Ana Ercoreca.

Se aconseja observar qué tipo de contratos son los que se firman. Desde un punto de vista estadístico a la hora de medir la calidad del empleo, puede llamar a engaño como un trampantojo. El hecho de que el contrato indefinido se haya establecido cono norma frente al temporal no significa que todos los nuevos empleos sean para siempre y a tiempo completo. De hecho, la mayoría serán a tiempo parcial o discontinuos. En conjunto y como media durarán menos que antes de la reforma laboral.

El mercado de trabajo español tiene un fuerte componente estacional que no ha desaparecido, como refleja el hecho de que el principal impulso a la contratación indefinida llega de los contratos a tiempo parcial y muchos de los firmados el pasado mes serán discontinuados el próximo mes de septiembre sin romperse. Las personas con estos contratos que dejen de trabajar hasta la próxima llamada del empleador, quizás seis meses después, siguen contratadas de manera indefinida a ojos de la Administración. Pero, como ha asegurado hoy la ministra de Trabajo, «son contratos estables».

Críticas del PP

El Partido Popular cargó este lunes contra el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, por calificar el dato del paro de junio de “fabuloso” cuando es el “peor” que se registra en este mes desde 2011, sin contar el periodo de la pandemia del covid.

“Así empezó Zapatero y miren cómo acabó”, afirmó el coordinador general del PP, Elías Bendodo, en la rueda de prensa posterior al Comité de Dirección de la formación, antes de recordar que junio “siempre es un gran mes”. “Es cierto que el paro baja, pero es el peor junio desde al menos más de una década”, ahondó.

En concreto, el número de personas registradas en las Oficinas del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) descendió en junio en 42.409 parados, menos de lo habitual para este mes, lo que supone una bajada del 1,45%, hasta situarse en los 2.880.582 desempleados. Casi el 45% de contratos fueron indefinidos, una cifra récord para este mes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad