El CNI detecta a afganos que nunca han trabajado con España entre los refugiados evacuados

Detectan “decenas de personas” a las que no han podido acreditar parentesco alguno con los colaboradores de nuestro país.

Desde el momento en el que Estados Unidos anunció la retirada de las tropas de la coalición de Afganistán, los servicios de Inteligencia occidentales se pusieron manos a la obra para tratar de cribar a todos y cada uno de los refugiados afganos que les iban a solicitar abandonar el país tras el regreso de los talibanes. El CNI y la Inteligencia Militar hicieron lo propio y fruto de ese trabajo han detectado a ciudadanos afganos que nunca han tenido relación profesional con España y que ni siquiera están emparentados con quienes sí la han tenido.

Esa detección se ha hecho ya en territorio español, donde el análisis de los perfiles de los refugiados afganos se ha podido realizar con más pausa que en el aeropuerto de Kabul. Allí los objetivos prioritarios eran salvar vidas y mantener a salvo tanto la plaza del aeródromo como los que allí se encontraban. Detectar a personas armadas o presuntos terroristas era fundamental desde el pasado día 13 y tras los atentados del jueves queda claro que el riesgo de que un terrorista tratara de embarcar en los aviones de la coalición era algo muy cierto.

Anuncio

Sin especificar la cifra estas fuentes hablan de “decenas de personas” las que no han podido acreditar parentesco alguno con los colaboradores de nuestro país. Y si bien en su mayoría no suponen a priori ningún riesgo para la seguridad nacional, hay un grupo de varones adultos sin acompañantes a los que se les mantiene estrechamente vigilados hasta completar todas las comprobaciones.

Estas mismas fuentes aseguran que el margen de error trató de minimizarse dando la fecha del 31 de agosto como el límite para la evacuación del país, aunque esa fecha nunca fue del todo fiable sí que sirvió para apaciguar el caos de los primeros días y dar la sensación de que el calendario era algo más amplio de lo que realmente se temían los Gobiernos occidentales. Las fuentes militares consultadas por este diario siempre asumieron que el plazo sería más corto y el temor era que se acelerara por un acto hostil.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad