Educación para el cambio

Soy maestro y hoy me levanté recordando el viejo dilema del huevo y la gallina: ¿Qué fue antes? Y retrotrayéndolo a nuestro país, reflexionaba sobre si el deterioro de nuestra sociedad es culpa de unos políticos ineptos, egocéntricos y que solo piensan en su propio bienestar o es que vivimos en una sociedad donde los valores, la falta de educación y el civismo se ha deteriorado tanto que ya solo nos ofrece esta caterva de políticos. !Difícil cuestión!, ¿verdad? 

Desde mi más tierna infancia he escuchado y estudiado que si una sociedad quiere progresar, debe asentar su base en una sólida educación. Cuando analizamos la historia de nuestro país, una de las luchas sociales  más importante lograda fue el derecho a la enseñanza universal: “La educación nos hará libres”.

Anuncio

Todavía hoy cuando nos referimos a los países menos desarrollados, se avala e incide en la importancia de la alfabetización social para no ser meras masas teledirigidas. Sin embargo, lo que es un axioma para cualquier Estado, ha sido olvidado por nuestros políticos que utilizan la EDUCACIÓN con el fin de dogmatizar a la sociedad. No les interesa tener individuos con capacidad de razonar y tomar decisiones propias, sino crear súbditos aborregados que se dejen dirigir con cuatro soflamas populistas.

Las leyes de educación promovidas por los partidos de izquierda o por los nacionalistas se han centrado en inculcar la ley del mínimo esfuerzo, en igualar a todos por los niveles más bajos y basarse en estadísticas dónde lo más importante es el número de aprobados y no los niveles alcanzados; eso cuando no se reescribe la historia con total impunidad en su propio beneficio. En definitiva, se trata de crear ciudadanos fáciles de dirigir, con poca capacidad de reflexión y que se contenten con la ayuda o el subsidio correspondiente.

No es de extrañar, pues que las nuevas generaciones de políticos salgan no de las mentes más privilegiadas que la sociedad haya sido capaz de generar, sino de las bases juveniles de los propios partidos donde maman que lo importante es llegar al poder a cualquier precio, aunque luego no se sepa qué hacer con él. 

Señores políticos: echen la mirada al pasado y aprendan de nuestra historia. Una sociedad culta y preparada, con valores permitirá que vivamos en un lugar cada vez más justo, donde todos disfrutemos del maravilloso país que tenemos. De lo contrario, cada vez nos hundiremos  más en una sociedad radicalizada, donde los únicos privilegiados sean ustedes, los políticos. 

Autor: F. R. Martín

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad