Destrozos en el centro de menas en la Casa de Campo de Madrid

El menor de 14 años, que ya tenía antecedentes, fue detenido por la Policía tras el incidente en el centro de menores no acompañados.

El pasado 21 de enero, en torno a las 17:00 horas, una llamada al 091 alertaba de una nueva crisis que se estaba viviendo en el antiguo albergue Richard Schirrmann de Casa de Campo, reconvertido en un centro de acogida para menores extranjeros no acompañados (los conocidos como “menas”). En esa comunicación, trabajadores del centro aseguraban que uno de los residentes estaba causando graves destrozos en el interior y, además, estaba tirando piedras a los educadores. De hecho, cuando los agentes llegaron hasta allí, los trabajadores habían conseguido encerrar en un cuarto al menor, que seguía dando golpes en la habitación. 

Cuatro ventanas y una mesa resultaron destrozadas durante el enfrentamiento entre los vigilantes de seguridad y el menor, que finalmente consiguieron reducirle. Por otro lado, afirman que, cuando llegó la Policía Nacional, el residente comenzó a fingir lesiones para dar a entender que le habían agredido. En total, se estima que los daños ocasionados suponen unos 400 euros en gastos.

Anuncio

Otra trabajadora del centro le había denunciado este mismo año por un incidente similar. En aquella ocasión, le retiraron la asignación debido a que, junto con otro compañero, había sido descubierto inhalando disolvente. Como represalia, los dos menores comenzaron a saltar sobre el coche de la mujer, causándole serios daños.

hace más de un año se produjo otro incidente con el mismo protagonista. Entonces, una educadora interpuso una denuncia por abuso sexual, debido a que le había puesto la mano en el trasero. Hay que recordar que la nueva doctrina del Tribunal Supremo establece que este tipo de comportamientos, de contacto físico con finalidad sexual, deberán ser considerados abuso, con penas de entre seis meses y dos años de cárcel. Sin embargo, en este caso, al ser el agresor menor de edad, resultó inimputable.

La situación de los menas en España cada vez es más insostenible. A pesar de las continuas noticias de agresiones y vandalismo por parte de estos menores, el Gobierno guarda silencio y evita buscar una solución al problema que viven miles de vecinos de nuestros pueblos y ciudades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad