Caos en las gasolineras tras la chapuza de Sánchez con la bonificación

El descuento en la gasolina del Gobierno acaba en desastre, colapso y hartazgo de los conductores

Hoy viernes entraba en vigor la bonificación a los carburantes. Veinte céntimos por cada litro de gasolina que aplicarán las propias gasolineras, que es una nueva chapuza del Gobierno.

La improvisación de Pedro Sánchez en las medidas para frenar el alza de los precios de los carburantes han empezado con el colapso de las estaciones de servicio y el hartazgo de los consumidores. Así, la primera jornada en la que se aplica el descuento de 20 céntimos se ha convertido en un auténtico desastre. Las colas y los problemas informáticos han obligado a miles de consumidores a dar marcha atrás para buscar otro surtidor en condiciones de hacer la bonificación.

Anuncio

La falta de previsión del Gobierno ha generado colas, confusión entre clientes y trabajadores e, incluso, problemas técnicos en algunas estaciones de servicio. Este ha sido el caso de Repsol (unas 3.300 gasolineras, el 28 % del total), que ante la avalancha de consumidores a primera hora de este viernes, ha colapsado su sistema informático.

Chapuza del Ejecutivo

El problema es que se obliga a las estaciones de servicio a adelantar el dinero, haciendo las veces de prestamista del Ejecutivo. Pero la imprevisión era tal, que a primera hora de la mañana el formulario con el que se solicitar la devolución de ese dinero aún no estaba disponible en la web de la Agencia Tributaria. 

El formulario debe ser cumplimentado por todas las gasolineras que estén interesadas en pedir el anticipo de 15 céntimos que tiene previsto aplicar el Ejecutivo al litro de combustible. A ellos se sumarán otros 5 céntimos que correrán a cargo de las operadoras petroleras, para poder recibir después el reintegro de los mismos.

Quejas del sector gasolinero

El presidente de la Asociación Nacional de Estaciones de Servicio Automáticas (AESAE), Manuel Jiménez, ha sido tajante. «Ya sabíamos que la aplicación del descuento impuesto por el Gobierno iba a ser un auténtico desastre, nos han dado dos días, del 29 de marzo al 1 de abril, para poner en marcha el sistema informático de cerca de 11.500 estaciones de servicio». «Un cambio en el sistema que no es gratis y que para las pequeñas y medianas empresas supone  un aumento de las inversiones que no son capaces de asumir».

«Estos problemas continuarán y el descuento será un desastre. Por eso hemos solicitado al Gobierno de forma oficial la anulación del real decreto en el que se aprueba la bonificación de los 20 céntimos. De lo contrario cientos de gasolineras desaparecerán de la red», aseguran. Además, avisa al Ejecutivo de que «intervenir el mercado no sale gratis».

Las estaciones de servicio denuncian que ante la falta de previsión tendrán que adelantar un dinero que les complica las cuentas. Víctor García Nebreda, secretario general de la Agrupación Española de Vendedores al por menor de Carburantes y Combustibles (AEVECAR), explica que con este descuento, el margen bruto que reciben las gasolineras es de unos 10 o 12 céntimos, y descontando todos los gastos, obtendrán alrededor de 1 o 2 céntimos por litro. Es decir, el beneficio que sacan es menor al descuento que se le hace al cliente. «Le estamos haciendo un préstamo al Gobierno sin intereses», señala.

Además, la premura a la hora de implantar el descuento ha llevado a las gasolineras al caos. «Sin valorar las medidas, la implantación es caótica», ha explicado. Sin actualizar los sistemas informáticos para hacer el descuento de forma rápida, se han provocado colas en muchas estaciones de servicio.

Algunas se plantean el cierre

Junto ello, los responsables de las estaciones de servicio han denunciado la forma unilateral en la que se ha llevado a cabo la implantación. El Gobierno no se ha puesto en contacto con los empresarios del sector, por lo que «no sabemos si la factura la tenemos que hacer sobre el precio del monolito o sobre el precio con descuento, no tenemos ni idea».

A todo ello, hay que añadir que no todas las gasolineras puede afrontar este descuento. De hecho, algunas, las que están en manos de pequeñas empresas y autónomos se plantean el cierre ante la imposibilidad de afrontar este adelanto.

Algo que ha denunciado el presidente de la Asociación de Trabajadores Autonómos (ATA) y vicepresidente de la Conferación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Lorenzo Amor. Ha tachado este viernes de «lamentable» que autónomos y empresarios de estaciones de servicio «tengan que adelantar al Estado»-

En un mensaje publicado en su cuenta de Twitter, Amor se queja de que unos trabajadores por cuenta propia avancen «entre 1000 y 1.500 euros cada día» al Estado «por su mala gestión e improvisación en el descuento de carburante». «Como siempre, yo te invito a cenar, pero al final pagas tú, al menos, por ahora», ha zanjado.

Desesperación entre los clientes

Entre los clientes, desesperación. A la salida, y después de cerca de veinte minutos esperando, una madre declaraba a Efe que solo «después de seis intentos» había conseguido pagar.

«Nunca había visto tanta gente a estas horas», señalaba un vigilante de seguridad contratado específicamente para reforzar el dispositivo ante la previsión de mayores colas. «A estas horas no es normal», refería el conductor de una furgoneta, que denunciaba que sus costes por la subida del combustible han pasado de 2.500-3.000 euros al mes a los 5.000.

En Madrid, las colas han marcado la mañana de los trabajadores que admitían que se sentían «agobiadas y desesperadas» por la situación de colapso vivida y los empleados decían que estaban «hasta arriba».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad