Bildu avisa a Sánchez: tendremos una república vasca

Bildu aprovecha el debate sobre el estado de la nación: “Más pronto que tarde, podremos construir una república vasca”

Bildu, hoy por hoy, es el socio preferente de Pedro Sánchez y decisivo para que el Gobierno pueda sacar adelante esta misma semana la llamada Ley de «Memoria Democrática». Pese a ello, vuelve a arremeter contra el «régimen del 78» y el «modelo de la Transición», que califica de «una hipoteca para los pueblos y los trabajadores». Así se ha pronunciado este miércoles su portavoz en el Congreso, Mertxe Aizpurua, durante su intervención en el Debate del Estado de la Nación, donde se ha mostrado además «segura de que más pronto que tarde» se podrá «construir una república vasca, libre y democrática».

Aizpurua ha instado a Sánchez a colaborar para «una transición real y profunda en el Estado» y ha considerado incluso que «España no es una de las democracias más consolidadas del mundo, sigue siendo una democracia de escasa calidad».

Anuncio

Más reforzado que nunca, y convertido en un socio estratégico del presidente del Gobierno, el partido de Arnaldo Otegi se fija como prioridad la resolución de los «conflictos nacionales» mediante el autodenominado «derecho a decidir».

«La izquierda siempre nos tendrá dispuestos a colaborar en la democratización de este Estado pero tiene que romper con las hipotecas heredadas de la dictadura y abrir una nueva fase histórica», ha aseverado Aizpurua.

Así, ha reclamado a Sánchez «avances para dejar atrás la venganza» y «soluciones basadas en la libre determinación de los pueblos». «No hay Gobierno posible sin la concurrencia de las izquierdas soberanistas vasca y catalana», se ha jactado.

Independencia vasca

Aizpurua ha usado su discurso en el debate sobre el estado de la nación para recordar cuál es el objetivo de su partido (la independencia), pero también para ahondar en sus críticas a la Transición, toleradas por el Gobierno con el acuerdo en la ley de Memoria Democrática con la creación de una comisión sobre la vulneración de derechos humanos entre 1978 y 1983, dando pábulo al discurso de desprestigio del tránsito entre la dictadura y la democracia.

“Lo decimos con el máximo respeto, el modelo de la Transición no es una herencia, es una hipoteca, para los pueblos y para los trabajadores”, ha afirmado Aizpurua, quien ha cargado contra la Monarquía, los grandes medios de comunicación y l poder judicial, las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado y las élites económicas. “Y sí, nosotras queremos levantar esa hipoteca sobre el pueblo vasco y el resto de pueblos del Estado”, ha advertido. “España no es una de las democracias más consolidadas del mundo. España como Estado sigue siendo una democracia de escasa calidad”, ha criticado. Si bien, la portavoz de Bildu ha mantenido la mano tendida a la izquierda española para “colaborar en la democratización de este Estado”.

Aizpurua, lejos de pedir perdón y condenar los asesinatos de ETA, se ha limitado a recordar la declaración de Aiete de octubre, y a expresar su “compromiso sincero con el reconocimiento y reparación de todas” las víctimas. “Queremos decirles de corazón que sentimos enormemente su sufrimiento y nos comprometemos a tratar de mitigarlo en la medida de nuestras posibilidades”, ha afirmado.

Sobre esta cuestión, Sánchez ha replicado reivindicando la Transición con sus “muchas luces y sus pocas sombras” y citando el prestigioso ranking de The Economist, que sitúa a España “entre las 25 democracias más consolidadas”. “Para mí, es un orgullo la Constitución española, lo es. Y todo lo que hemos logrado desde entonces”, ha afirmado.

A renglón seguida, Sánchez ha querido pasar rápido a abordar las medidas económicas, que han satisfecho a medias a Bildu. Aizpurua sí se ha mostrado a favor de los impuestos a energéticas y banca, pero ha reclamado que se precisa “cómo controlarán que, como vienen haciendo con cada medida aprobada, estos recargos impositivos no acaben repercutiendo en el consumidor”. La portavoz de Bildu ha pedid más: “Señor Sánchez, anuncie la intervención pública de los precios para poner topes a la electricidad y los carburantes. Aplíqueles impuestos extraordinarios permanentes sobre sus beneficios, recupere la gestión pública de todas las centrales de generación privatizadas o, por qué no, nacionalice las eléctricas”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad