Barcelona orgullosa de la selección española con una afición de 10

Ambiente mágico al escuchar el himno nacional tras 18 años de espera

El estadio del Espanyol, el RCDE Stadium, se llenó para vivir una auténtica fiesta. Dieciocho años después, la selección española volvió a jugar un partido en Cataluña. Era un partido intrascendente, pero esto era lo de menos. Lo fundamental es lo que se vivió en la grada y en los alrededores del campo en las horas previas al encuentro.

Desde bien temprano, los aledaños de Cornellá se tiñeron de rojigualdo con los miles de banderas españolas. Los casi 35.444 aficionados que se personaron en el RCDE Stadium lucieron orgullosos los colores nacionales, algo que por desgracia últimamente no pueden hacer libremente o sin el riesgo de sufrir enfrentamientos.

Anuncio

El partido a punto estaba a punto de comenzar. Desde megafonía se anunció el nombre de los jugadores y entrenador, y cuando sonó el himno nacional, es estadio estalló como una sola garganta. Fue algo mágico.

«¡Yo soy español!»

“¡Cataluña es España!” fue uno de los primeros cánticos que se escucharon en uno de los fondos del estadio, donde estaba situada la grada de animación organizada por la plataforma ‘Barcelona con la Selección’. Una canción que pronto se trasladó a todas las zonas del campo. Padres e hijos vibraron animando a un equipo que ha estado sin aparecer por Barcelona demasiado tiempo. «¡Yo soy español!» Varias generaciones no sabían lo que era ver a su país en su ciudad.

El partido

El partido en sí fue lo menos importante. Se trataba de un encuentro de preparación para el Mundial de Qatar. El propio Luis Enrique reconocía que no fue un buen partido, sobre todo en la primera parte. Pero no podían defraudar a unos seguidores que se habían volcado en cuerpo y alma con su selección. Por ello, en la segunda parte mejoró el juego y llegaron las ocasiones. Tras adelantarse en el marcador con un gol de Ferrán Torres, una carambola provocó el empate de Albania a 6 minutos del final. Pero la combinada española se lanzó a por la victoria arropada por el aliento de una maravillosa afición, Y, con un golazo memorable, Dani Olmo llevó de nuevo la alegría al estadio. Fue tal la intensidad con la que se vivió que pareciera que no estábamos en un partido amistoso.

Al finalizar el partido Luis Enrique comentó: «Sabíamos que iba a ser complicado. En la primera parte nos costó mucho encontrar con ventaja al nueve. Tuvimos ganas, pero se movían más los jugadores que el balón. La segunda mitad fue diferente y pudimos generar más. Hemos acabado de la mejor manera que podíamos acabar en el minuto 90. Me hubiese fastidiado mucho no ganar por el ambiente tan espectacular que hemos vivido en Barcelona. Es imposible que tardemos 18 años en volver, sería un gran error”.

Cataluña respondió a la apuesta arriesgada de la RFEF y el deseo de todos estos aficionados es convertir en un habitual la presencia de la Selección en Cataluña. Ya es hora de que un partido de España deje de ser noticia por dónde se juega y podamos vibrar con nuestro equipo en cualquier estadio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad