Albert Rivera a juicio

Deja el bufete Martínez-Echevarría dos años después de su fichaje e irán a juicio

Dos años ha durado la relación del despacho Martínez-Echevarría y Albert Rivera, el exlíder de Ciudadanos. En marzo de 2020 el bufete anunció a bombo y platillo la llegada del expolítico como presidente ejecutivo. Un fichaje que entonces llamó la atención porque Rivera apenas contaba con un par de años de experiencia en la asesoría jurídica de La Caixa.

Su nombramiento estaba rientado a la generación de negocio debido a la popularidad del exdiputado. Pero Rivera no ha cumplido con las expectativas, que apenas pasó de 17,81 millones de euros en 2019 a 18 en 2020, llegando a niveles de productividad “preocupantes”.

Anuncio

Rivera asegura que se marcha por “incumplimientos contractuales” y reclama la entrega del 5% del capital de la sociedad que está detrás de Martínez-Echevarría y el pago de un variable por los ejercicios concluidos. La renuncia llega antes de que terminen los tres años que aún quedaban para que sus contratos expirasen y exigen también las remuneraciones que les habrían correspondido hasta 2025.

El bufete Martínez-Echevarría, se niega a pagar e irán a la vía judicial: “No vamos a llegar a un acuerdo con Albert Rivera, aunque consista en pagarle 1.000 euros”, sentencian. “No doblamos la rodilla. Hemos cumplido”. De llegar a juicio, saldrán a la luz todas las cláusulas del contrato.

Batalla judicial

A los socios de cuota, es decir, aquellos que participan del capital de la empresa, se les mide principalmente por el volumen de negocio que originan, además del que facturan. Sin embargo, la evaluación del rendimiento de un puesto más ejecutivo, como el de Rivera, es más complicada.

En la batalla, abogado y despacho suelen arrojarse mutuamente su descontento. En el caso de los socios de cuota, explica Mari Cruz Taboada, socia de Lexington Consultants, el despido se produce “en caso de un conflicto serio vinculado al código de conducta o al pacto de socios”. Cuando hay una relación laboral, “las condiciones son las establecidas legalmente con la indemnización que corresponda”. Aunque está por escribirse el siguiente capítulo del culebrón entre Albert Rivera y el despacho Martínez-Echevarría, ya se han retado en los juzgados. De llegar a juicio, saldrán a la luz todas las cláusulas de su contrato.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad