Ada Colau, imputada por un juez, se niega a cesar incumpliendo su código ético.

Se la acusa de una presunta malversación en la concesión de subvenciones a entidades en las que estuvo antes de llegar al Ayuntamiento

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, está citada como investigada por supuestas irregularidades en la concesión de subvenciones a entidades en las que estuvo antes de llegar al Ayuntamiento. La querella, la ha interpuesto la Asociación para la Transparencia y la Calidad Democrática. La acusa de presuntos delitos de prevaricación, fraude en la contratación, malversación, tráfico de influencias y negociaciones prohibidas a funcionario público.

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha informado que a Colau se la cita como investigada a las 10:30 del 4 de marzo. La alcaldesa de Barcelona ha manifestado su «tranquilidad» y a la vez su «perplejidad». «Creo que quedará en nada». Ha explicado que esta misma mañana los servicios jurídicos del Ayuntamiento de Barcelona se han puesto en contacto con el tribunal para ofrecer su colaboración.

Anuncio

Incumple su propio código ético

Pero el código ético del partido que lidera, Barcelona En Comú, estipula que debería dimitir de los cargos que ocupa o bien ser destituida de inmediato. Según el auto de admisión de la querella, la alcaldesa firmó de forma «arbitraria, discrecional y recurrente» subvenciones y financiaciones a entidades afines.

Hasta ahora han presumido de la transparencia y la regeneración democrática con su Código Ético de Barcelona en Comú. En él se recoge que toda persona que sea investigada por un juzgado debería renunciar a su cargo y dimitir de manera inmediata. Se especifica en el artículo 3.6 del reglamento interno de su formación. Y es que a Colau, el juzgado número 21 de la capital catalana, la investiga por un caso de presunta corrupción.

El reglamento interno de la organización apunta que cuando se produzca una «imputación judicial de delitos relacionados con la corrupción, prevaricación con ánimo de lucro, tráfico de influencias, enriquecimiento injusto con recursos públicos o privados, soborno, malversación y apropiación de fondos públicos, ya sea en interés propio o para favorecer a terceras personas» la persona señalada deberá dejar sus cargos.

Desde la oposición ya han pedido a Colau que renuncie al cargo de alcaldesa. Pero Colau rompiendo su «propio código ético» se niega a ello. Y es que es «más fácil predicar que dar trigo».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad