Ada Colau imputada por prevaricación, fraude y malversación

Tras su paso por los juzgados, confirma que sigue amarrada al cargo en contra de lo que exigía a los demás partidos.

La querella contra la comunista Ada Colau fue presentada por La Asociación para la Transparencia y la Calidad Democrática (ATCD) en diciembre de 2021. En la denuncia se considera que el Ayuntamiento barcelonés otorgó ayudas de forma arbitraria y sin una tramitación formal para financiar los salarios y actividades de «organizaciones afines». Entre ellas estarían: la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), el Observatori DESC o la Alianza Contra la Pobreza Energética, bien mediante subvenciones directas, convenios o contratos menores.

La cantidad malversada alcanzaría los 3’4 millones de euros entre 2019 y 2020. Por ello, se le abrió un proceso judicial a la alcaldesa por delitos de prevaricación, fraude en la contratación, malversación de caudales públicos, tráfico de influencias y negociaciones prohibidas a funcionario público.

Anuncio

Consejos tengo y para mí no tengo

Ya en 2014, la alcaldesa de Barcelona engañó a todos al defender que si un político era imputado, este debía poner su cargo a disposición de la ciudadanía en una especie de «referéndum revocatorio». Afirmando rotundamente:  “Si me imputasen por corrupción, mi dimisión la sometería a referéndum”.

Hoy, Cayetana Álvarez de Toledo, parlamentaria del PP en el Congreso de los Diputados le da un gran zasca en un tuit recordándole el código ético de los comunes:


La llegada a los juzgados

La imputada Ada Colau, aunque intentó pasar desapercibida en su visita a los juzgados, no pudo evitar llevarse un repaso de consideración por todos los que esperaban su llegada.

Los medios de comunicación pillaron a la primera edil de Barcelona a la entrada de la Ciudad de la Justicia de Barcelona. Accedió a través del parking en coche oficial, seguida de su equipo jurídico y varios asesores, donde la esperaban diversos cargos municipales.

Allí también la esperaban muchos ciudadanos con pancartas exigiendo que dejara la poltrona municipal:»¡Fuera, dimite ya! ¡Qué poca vergüenza! ¡Colau dimisión!»

Colau estaba obligada a declarar ante el Juzgado de Instrucción número 21 de Barcelona, como «investigada por malversación, prevaricación, fraude, negociaciones prohibidas y tráfico de influencias». Y ya desde primeras horas de la mañana fueron los detractores y los defensores de Ada Colau en la puerta principal de la Ciudad de la Justicia.

Los defensores con pancartas con el lema de «alcaldesa valiente» eran en su mayoría cargos municipales y de Barcelona en Comú, y concejales de distrito y del municipio vecino de Hospitalet, donde está la Ciutat de la Justicia».

Tensión entre defensores y detractores de la imputada Ada Colau en su  declaración ante el juez

Los detractores, exigían la dimisión de Colau calificándola de «tirana» y pedían una investigación exhaustiva de todos los contratos y subvenciones que se entregaron. En su mayoría eran vecinos de Barcelona hartos de la pérdida de la calidad de vida y el mal rumbo de la ciudad y miembros de Vox. Estos portaban pancartas acusando a la alcaldesa de «tirana» y gritaban reclamándole su dimisión.

Su abogado pide archivar la denuncia

El defensor de Colau, Alex Solá, asegura que no ve indicio de delito ni irregularidades y comenta: «Lo que toca es archivar el caso».

La edil catalana, tras declarar durante algo más de una hora, salió “contenta y satisfecha, porque me he podido explicar y contestar a todas las preguntas”. Y añadió: “Espero que esto se resuelva en un archivo lo más pronto posible”, en presencia de sus abogados y teniendo a su lado al concejal Marc Serra, otro de los que cobró su salario de Observatorio DESC (una de las entidades denunciadas)

En resumen

Recordemos, que la primera edil debe responder ante el juez por las subvenciones no sujetas a concurso que el Ayuntamiento ha concedido en los últimos años a entidades afines a su partido, Barcelona en Comú. Entre ellas, el Observatorio DESC, para el que la propia Colau trabajó antes de dar el salto a la política. Pero además, hay otras decisiones que suscitan dudas. Así, Alberto Pichel, que fue asesor de Economía en el Ayuntamiento de Barcelona, denuncia trato dado a otras entidades para «mantener su red clientelar y comprar el voto». En total, la primera edil repartió 3’4 millones de euros a empresas próximas a través de contratos adjudicados a dedo entre los años 2017 y 2020.

Entre las entidades beneficiadas se encuentra la Fundación Surt, entidad que trabaja «para hacer efectivos los derechos económicos, sociales y culturales de las mujeres y para erradicar las discriminaciones por razón de sexo, con la vista puesta en lograr una sociedad con equidad de género efectiva». La presidenta de esta fundación es Fina Rubio Serrano, quien es «afín al independentismo y a la formación morada». Y presume en sus redes sociales de apoyar a los golpistas catalanes condenados por el 1-O. Colau otorgó a dedo a esta fundación 84.742 euros de las arcas públicas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad