25 años de la liberación de Ortega Lara: 532 días encerrado por los herederos y hoy socios de Sánchez

El zulo era un agujero húmedo, sin ventanas, de 3 metros de largo por 2,5 de ancho y 1,8 m de altura, iluminado por una bombilla

Hoy, 1 de julio pero de 1996, José Antonio Ortega Lara era rescatado después de un año y medio secuestrado por ETA. Esos cuyos ‘herederos’ –Bildu– son ahora los socios preferentes de Pedro Sánchez que no tiene problema en pactar con ellos para seguir en el poder.

Hace 25 años, Ortega Lara era liberado por la Guardia Civil, tras estar 532 días encerrado en zulo por la banda terrorista ETA. Ortega Lara, funcionario de prisiones, fue la víctima del secuestro más largo realizado por los delincuentes. Estuvo encerrado en un agujero húmedo, sin ventanas, de 3 metros de largo por 2,5 de ancho y 1,8 m de altura, iluminado por una bombilla. Sus captores, José Luis Erostegui Bidaguren; José Miguel Gaztelu Ochandorena, Javier Ugarte Villar y Josu Uribetxeberria Bolinaga, no solo no colaboraron con la policía para su liberación, que prefirieron que muriese enterrado vivo antes que decir donde estaba, sino que nunca le pidieron perdón.

Anuncio

De secuestradores a socios del Ejecutivo

La conmemoración de la liberación de Ortega Lara, nos muestra la dimensión real de los pactos de Sánchez con los secesionistas vascos, con Arnaldo Otegi a la cabeza. Esos que ocasionaron 829 muertos y miles de heridos y damnificados en 43 años de terrorismo y que aún hoy en día reivindica Bildu.

La nave de Mondragón donde estaba encerrado el funcionario de prisiones está hoy en un estado de casi abandono. Eso sí desde que el PP vasco decidió concentrarse allí en protesta por los actos previstos en la localidad por otro etarra, Henri Parot, el lugar mantiene una pintada que dice «fascistas fuera» y «marchaos de Mondragón«. Este es el sentimiento que aún mantienen los hijos de ETA, EHBildu, hoy socios prioritarios de Pedro Sánchez.

Críticas, recuerdos y vergonzosos silencios

El presidente del Partido Popular (PP) en el País Vasco, Carlos Iturgaiz, señala que “hoy hace 25 años la @guardiacivil en una brillante actuación, liberó a #OrtegaLara tras estar 532 días secuestrado por las alimañas de ETA y metido en un zulo (agujero) como si fuera un animal en Mondragón. Bildu, los socios de Sánchez, siguen justificando esta atrocidad inhumana”.

Por su parte, VOX recuerda que “quienes le secuestraron y justificaron su secuestro están hoy en las instituciones”.

En cuanto al partido de Sánchez, el Partido Socialista (PSOE) guarda silencio tanto hoy como con los pactos del presidente con los que reivindican a los criminales y desprecian a las víctimas. Entre ellas muchos miembros del PSOE: Enrique Casas, Vicente Gajate, Fernando Múgica, Fernando Buesa, Juan M. Jáuregui, Ernest Lluch, Froilán Elespe, Juan Priede, Joseba Pagazaurtundúa o Isaías Carrasco. Ya no le son útiles a Sánchez para su ascenso personal.

También guarda silencio el otro partido de Gobierno, Podemos. Por supuesto, no podía ser de otra forma, debido a que ha sido el puente que permitió la unión de Bildu con Sánchez.

Además, diversos usuarios de la red social Twitter se han mostrado indignados tanto por el silencio del Gobierno como por el hecho de sus pactos con los ‘herederos’ de ETA.

El secuestro

El 17 de enero de 1996, un comando de ETA raptó a José Antonio Ortega Lara, funcionario en la cárcel de Logroño, en el garaje de su vivienda de Burgos. Los delincuentes lo metieron en el maletero de un coche y lo llevaron hasta una nave industrial a las afueras de Mondragón, en Guipúzcoa, donde tenían su “cárcel del pueblo”.

En el zulo de 3 metros de largo, 2,5 de ancho y 1,8 de altura, estuvo retenido Ortega Lara durante 532 días, sin contacto con el mundo y sin ver la luz del sol. Para lavarse y hacer sus necesidades, los captores le daban cada día dos cubos.

No fue hasta una operación de la Unidad Especial de Intervención (UEI) de la Guardia Civil, que pudo liberarlo un año y medio más tarde. El funcionario de prisiones, en un estado lamentable, con 23 kilos menos y con signos de haber sufrido enfermedades, convencido de que los guardias eran parte de la banda terrorista, les dijo “Matadme de una puta vez”. Aunque cuando entendió que eran las fuerzas de seguridad del Estado, cambió de ánimos.

En esta misma cárcel de ETA también estuvo retenido Julio Iglesias Zamora. Una réplica exacta de la prisión se puede visitar en el Centro Memorial de Víctimas del Terrorismo, en Vitoria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad